La reforma de los juzgados abre la puerta a una nueva unidad

A. Criado
-

El proyecto de reforma integral de los juzgados de Manzanares, licitado hace unos días por 2,1 millones de euros, contempla la posible creación de una nueva unidad judicial "a medio plazo"

Juzgados de Manzanares - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Ministerio de Justicia satisfará por fin una reivindicación histórica de jueces, fiscales y el propio Ayuntamiento de Manzanares con la reforma del edificio que alberga los juzgados, ubicado en pleno centro de la ciudad, junto a la plaza del Gran Teatro. El departamento ministerial que dirige Juan Carlos Campo invertirá más de 2,1 millones de euros en la rehabilitación integral de un inmueble que presenta un estado «deficiente». Las obras, una vez adjudicadas, se extenderán durante 18 meses.

El Gobierno de España incluyó una partida para la reforma de los juzgados de Manzanares en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 y, apenas un mes y medio después de su entrada en vigor, ya ha sacado a licitación estas obras. El proyecto, en previsión de crecimiento, «contempla la posibilidad de ampliación a una nueva unidad judicial a medio plazo», detalla el documento, y apunta a la adecuación de las viviendas vacías de las plantas altas para futuros espacios de oficina destinados a la Fiscalía.

La reforma viene a dar solución a los problemas denunciados en más de una ocasión por la comunidad judicial, ligados especialmente a las deficiencias en la climatización y los problemas de accesibilidad. «Hasta diciembre de 2019 no se instaló un ascensor para acceder a la primera planta, cuando los dos juzgados y el registro civil se encuentran allí», explica la jueza decana, Ana Isabel Rubio, que confía en que la rehabilitación del edificio lleve aparejada también una solución para los problemas de «seguridad y limpieza» que existen en la parte trasera del inmueble: «La imagen de la Justicia se ve afectada».

El proyecto contempla necesidades funcionales apuntadas por la Gerencia Territorial de Castilla-La Mancha, tales como dos celdas en la zona de detenidos, dependencias policiales junto a las celdas, rueda de reconocimiento, archivos más amplios y un ascensor que permita la accesibilidad a todas las plantas, incluidas las que albergan varias viviendas en desuso, donde se llevará a cabo la reforma de la Fiscalía. En este sentido, Ana Isabel Rubio alude a los problemas de espacio que sufren en la actualidad, «con fiscales que comparten despacho y concentración de personal en las oficinas». Un escenario que se ha agravado con el estallido de la pandemia y la necesidad de respetar la distancia social.

Estas deficiencias se pretenden solventar con una mejor reordenación de los espacios, ya que el edificio «se encuentra bastante mal aprovechado en cuanto a superficies disponibles». Por ejemplo, el personal de auxilio judicial y la consulta forense, en la planta baja, precisan de instalaciones mayores para el desarrollo de su actividad diaria. En la primera planta, las salas de vista de los dos juzgados y los despachos de jueces se consideran «adecuados», mientras que las dimensiones del resto de departamentos son «bastante reducidas», principalmente en el Juzgado número 2. Lo mismo ocurre con la sala para el Registro Civil, «bastante ajustada para su función».

Actualmente, el juzgado no dispone de aseos adaptados para personas con discapacidad, por lo que se habilitarán dos para uso público, uno en la planta baja y otro en la primera. El proyecto incluye también un nuevo cableado estructurado de datos y telefonía IP acorde a las normas de la Subdirección General de Nuevas Tecnologías, zona para rack principal, electrónica de red, servidores y centralita telefónica, además de una acometida eléctrica con filtro de armónicos. En lo que a la seguridad se refiere, recoge habitar una zona de vigilante que incluya toma de datos y telefonía, toma eléctrica para arco de seguridad y ordenador.

La reforma incidirá también en una climatización adecuada. Hay que recordar que las deficiencias del sistema obligaron a los trabajadores de la Fiscalía a comprar calefactores. Sin embargo, cuando están todos en funcionamiento, según relataron los propios fiscales, saltan los plomos, por lo que muchas veces tienen que trabajar con el abrigo puesto durante el invierno. La existencia de una gran superficie acristalada de vidrio simple provoca que se alcancen temperaturas elevadas en verano y frías en invierno. En este punto, se estudiará también la posibilidad de instalar doble puerta de entrada. También se hará una apuesta decidida por la eficiencia energética y se dará una solución a los problemas de humedades que presenta el sótano y otras dependencias.

El alcalde Manzanares, Julián Nieva, celebró la licitación de estas obras, «una demanda de muchos años», y puso de relieve «el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez con la justicia». «Es una inversión muy importante y que llega en el momento justo, ya que el equipo de Gobierno también pretende llevar a cabo una reforma integral de la plaza del Gran Teatro», subrayó el regidor para afirmar que las instalaciones van a quedar en unas condiciones «inmejorables».