scorecardresearch

Victoria de prestigio para el Yugo Socuéllamos

Alemoy
-

El conjunto blanquiazul da otro paso hacia la permanencia tras tumbar al Hércules (2-0)

Los jugadores del Socuéllamos celebran uno de los goles. - Foto: Rocío Hellín

Que el fútbol es "un estado de ánimo", es una frase atribuida al argentino Jorge Valdano; y no hay mejor sentencia para ilustrar el momento que atraviesa un equipo como el Yugo UD Socuéllamos, que ha pasado de estar desahuciado a convertirse en el equipo más en forma del Grupo V de la Segunda RFEF. Catorce puntos de los últimos dieciocho en juego. De Doctor Jekyll a Mister Hyde.

La última víctima del artífice del cambio total del cuadro blanquiazul, entrenado por Sergio Campos, ha sido todo un histórico como el Hércules de Alicante, que, en su primera visita al Paquito Giménez, mordía el polvo ante un Socuéllamos que recordó a los de la época dorada de Segunda División B. Con intensidad, líneas juntas, apretando los dientes cuando la ocasión y el empuje rival lo requerían, presión, ambición y momentos de buen juego, siendo mejores que su oponente; los blanquiazules lograron un triunfo de los que se quedan en la retina de una afición que, gracias al buen hacer del equipo, está volviendo al Paquito Giménez.

Son ya seis partidos seguidos sin encajar gol en contra, y buena culpa de ello la tiene el excepcional momento de un Diego Nieves que sostuvo a los suyos cuando más apretó un Hércules que, en la segunda mitad, puso en apuros al meta róblense. Ahí emergió el portero local con dos acciones en las que estuvo inconmensurable: primero con una mano para desviar a la escuadra un balón que buscaba la cruceta de Elliot; y después con una mano "salvadora" a bocajarro en un remate de Borja Díaz.

Iván Bueno (derecha) pugna con Álex Martínez.Iván Bueno (derecha) pugna con Álex Martínez. - Foto: Rocío Hellín

Pero ante el empuje herculano en la segunda parte, hay que poner en valor los primeros 45 minutos de un Yugo UDS que, tras un inicio en el que el balón fue para los alicantinos, en la primera acción de ataque, Adri, en el segundo palo, se aprovechó de un balón que no despejó la defensa ni atajó el meta local para poner por delante a los suyos a la salida de un córner.

Sólo habían transcurrido 16 minutos y eso que tres minutos antes, el Hércules tuvo una clara de Borja Martínez con un remate de cabeza que inexplicablemente no encontró puerta cuando lo más fácil era meter el balón entre los tres palos.

Con mayor posesión de balón del Hércules, y el contratiempo para los visitantes con la lesión de Acuña; el Yugo también tuvo su réplica al perdonar Pepe Delgado un mano a mano con Adri; y un disparo de un bullicioso Iván Bueno que obligó al meta visitante a despejar a córner.

Y cuando parecía que el 1-0 sería el resultado al descanso, un balón en largo despejado por la defensa local, le caía a la zona de un Tano que se comió el bote y Pepe Delgado se aprovechó del regalo para llegar al área por la derecha y cruzar un tiro raso que no pudo evitar Adri en el que fue el segundo gol local.

Tras el paso por vestuarios, el Hércules, como no podía ser de otra forma, dio un paso adelante y capitalizó el dominio del balón. Pero ahí surgió el Socuéllamos más solidario, intenso, efectivo e implicado en las ayudas en defensa, no dejando al Hércules construir con comodidad por el centro y obligándole a abrir el juego por unas bandas bien cubiertas por los laterales locales.

Aún así, hubo momentos de agobio para los locales, especialmente en una acción entre el meta local y el ex del Albacete, Aketxe, en la que los herculanos pidieron penalti por la acción del meta, al llegar tarde al balón y golpear al delantero. Lo que son las cosas y las dinámicas positivas, lo que antes hubiera sido penalti, ahora era considerado por el árbitro como falta al portero. Es lo que tiene un equipo "con la flecha para arriba". Igual que un lanzamiento al larguero anulado previamente por fuera de juego o esas dos acciones decisivas de un Diego Nieves que acumula ya seis partidos seguidos sin sacar el balón de la red.

Y el Socu también tuvo las suyas para ampliar la ventaja; la más clara un lanzamiento de Chabo que se fue fuera después de tocar el travesaño.

Los minutos finales fueron una fiesta en el Paquito Giménez, con una afición entregada a los suyos como hace tiempo no se veía, con un equipo que se vació hasta que el árbitro pitó el final del partido, y con una victoria que sirve para creer y poner en valor el trabajo que viene haciendo el que ahora mismo es el mejor equipo en forma del grupo.

 

FICHA TÉCNICA.

YUGO UD SOCUÉLLAMOS: Diego Nieves, Ángel Moreno, Toboso (Ricar, min. 49), Quintana, Adri, Iván Bueno (Chabo, min. 75), Alberto, Fer Cortijo, Hugo Esteban, Pepe Delgado (Fran Cortés, min. 67) y Javi Jiménez (Queijeiro, min. 67).
HÉRCULES CF: Adri López, Raúl Ruiz (Elliot Gómez, min. 46), Álex Martínez, Federico Bikoro (Borja Galán, min.46), Carlos David, Borja Díaz, Jesús Fernández, Pedro Sánchez, César Moreno (Pau Miguélez, min. 70), Tano y Acuña (Aketxe, min. 32).
ÁRBITRO: Miranda Bolaño, del Colegio Extremeño; auxiliado en las bandas por Rámos Martín-Romo y Cuadrado López-Romero. Mostró tarjeta amarilla a los locales Quintana y Pepe Delgado; y a Borja Galán, Aketxe, Pedro Sánchez y José Fernández por el Hércules. Expulsó al local Ángel Moreno por doble amarilla.
GOLES: 1-0 min. 16: Adri. 2-0, min. 44: Pepe Delgado.
INCIDENCIAS: Paquito Giménez. 1.000 espectadores con presencia de 200 aficionados del Hércules CF.