scorecardresearch

"Jugamos con la ilusión de un pueblo y de una afición"

La Tribuna
-

Rafa Navarro, técnico del Formac Villarrubia, se mostró crítico con los suyos tras la derrota ante el Tarancón

Rafael Navarro, entrenador del Villarrubia. - Foto: EÑE Deporte TVI

Rafa Navarro estaba fastidiado tras caer derrotado ante el Tarancón. El técnico del Formac Villarrubia no se mordía la lengua a la hora de ser crítico con los suyos y pedía disculpas a la afición de manera indirecta tras el 0-2 del pasado sábado ante un Tarancón que firmó la permanencia de manera matemática en Tercera División.

"Después de un partido tan malo y cuando se acortan las opciones de play off, es difícil de asimilar y estamos jodidos porque jugamos con la ilusión de un pueblo y una afición. Al final, se ha visto el partido que el Tarancón ha venido a hacer su partido, ha venido a por el punto que le hacía falta y lo ha conseguido. Nos vamos jodidos" reconocía el entrenador del Formac Villarrubia.

En este sentido, no dudaba en reconocer que "quizá ha sido el peor partido desde que estoy aquí. Ellos salieron más enchufados y así es difícil meterse en liguilla. Cuando no das el cien por cien es complicado". "Quizá la juventud o la inexperiencia nos estén pasando factura. Solo dos o tres jugadores han jugado fase de ascenso y quizá eso se note. Los partidos hay que competirlos y no hay que mirar la tabla, pero hay que competirlos, eso es innegociable", añadía el cordobés.

Por último, indicaba que "lo malo del fútbol es cuando empiezas a depender de otros. Ahora hay que ganar y esperar a ver qué pasa, no queda otra, pero ya no dependemos de nosotros mismos".

El Formac Villarrubia regresa este lunes al trabajo para entrenar hasta el Jueves Santo. Ya el fin de semana, al no haber competición, el equipo blanquiazul descansará y volverá el lunes de resurrección para preparar el difícil encuentro ante el Villarrobledo en el Barranco del Lobo. Restan dos jornadas, seis puntos en juego, y el Villarrubia está a cuatro puntos del play off. Misión casi imposible, pero todavía hay vida.