El Vestas Alarcos sigue trabajando para el futuro

La Tribuna
-

La directiva mantendrá una reunión la semana que viene y en las redes sociales se comparten diversas iniciativas

Jugadores del Vestas Alarcos, durante un entrenamiento en una imagen de archivo. - Foto: Rueda Villaverde

Con todos sus integrantes confinados en casa, el Balonmano Alarcos empieza a buscar soluciones para el futuro. Así,  la directiva tendrá una reunión virtual la semana que viene para pensar en qué se puede hacer desde ya y en los distintos escenarios que se puedan plantear en el futuro.
El presidente de la entidad, Juan Pablo Marciel, en declaraciones a los medios del club, asegura que «ante esta situación no podemos quedarnos parados y que el viento nos lleve. No ha sido nunca nuestra política. Estamos pendientes de una reunión con la directiva para tomar las medidas oportunas. Parados no estamos aunque no haya competición, estamos muy activos y la semana que viene comunicaremos las decisiones del club».
«También esperamos, por otro lado, que desde las federaciones nos vayan indicando un poco cuál va a ser previsiblemente el camino que se vaya a tomar porque nosotros podemos tomar decisiones pero no que vayan a marcar el camino de la competición ni de la federación ni de nada», continúa Marciel.
Y mientras el club plantea ya su futuro inmediato en los despachos, los jugadores siguen en sus casas trabajando, desde el más profesional al último en llegar a los benjamines. El equipo de comunicación del club va moviendo en redes contenidos que hagan más llevadero el confinamiento a su gran familia. Así, se comparten entrenamientos de jugadores de todas las categorías, recuerdos y agradecimientos a los patrocinadores y nuevos contenidos que se presentarán en breve. Es la normalidad dentro de la anormalidad de esta situación provocada por el Coronavirus que tiene al mundo al ralentí esperando soluciones.
En este contexto, el Alarcos ha apostado por no estarse quieto como entidad y seguir en movimiento pensando lo mejor para un proyecto con el reto de llegar a Asobal.