scorecardresearch
Antonio Pérez Henares

PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


Y peor que se va a poner

03/09/2022

De vuelta al lugar del crimen, y descontados los rituales de 'pilas cargadas' y demás zarandajas, lo único que, con alguna certeza, se puede afirmar es que esto anda mal y peor que se va a poner. ¿Qué cuánto y que cuándo aflojará?, iba a decir escampará, pero para eso primero tenía que llover agua y dejar de caer fuego, pues eso no lo sabe nadie y los que menos los que mandan, dicen saberlo y pronostican el pronto fin de la enfermedad, que negaban ayer. Por ese lado, me conformaría con que no lo estropearan aún más, aunque fuera rectificando como con lo del IVA del gas.
A este respecto, y por una vez lo confieso con absoluta humildad, será cosa de la edad, no tengo nada más decir y me callaré. Vamos que estoy como la inmensa mayoría, más dos, de todos los que por tierra mar y aire, y sin cejar un segundo ni para dejarnos comer, no paran de perorar.
Así que proponer remedio, vacuna, medicación o cirugía al respecto sería, amén de fantochada, el añadir vocerío al griterío medioambiental. Y al menos a ello, al babel, habrá que intentar resistir e incluso sobrevivir.
Algún paliativo a este respecto y durante el tiempo que se pueda, se suele acabar cayendo en la adicción, para aminorar daños en nuestra salud, y no solo mental, puede ponerse en práctica por eso de iniciar septiembre con buen pie. Por ejemplo, no ver la televisión o dejarlo en el mínimo con tendencia a cero porque en la casi totalidad de la oferta la cosa va a medias entre lo que nos insulta al tomarnos por estúpidos de posgrado, intentando vendernos gato por liebre o sapo por príncipe y lo que nos degrada hasta el mismo nivel de cochiquera que a quienes nos lo ofrecen revolcándose en el cenagal. Con una diferencia, ellos zampan y maman con ansia chotuna, aunque estén ya cebones, y la granja les aplaude cada kilo embaulado y les jalea cada defecación.
Para terminar, y por lo aquello de comenzar los cursos y los otoños con buenos propósitos, ya sabemos que los de fin y principio de año no se cumplen jamás, y estos tampoco, pero qué más da, con mucha osadía, me voy a atrever a sugerir tres cosas más. Espero no ser denunciado por ello porque en nada puede ser constitutivo de delito. Una, leer un libro por cada consumo de 1.000 tuit, dos, hablar en persona o al menos por teléfono, que en tiempos se inventó para eso, para hablar, por cada 100 wassap o 50 e-mail y tres, enviar una flor, o un bombón o ya puestos una botella de algo, por cada 500 'me gusta' o cualquier otro bichejo, dedito o corazoncillo de quedar bien.
No lo haremos nadie, pero por proponer no va a quedar.
¿O es que acaso hay por aquí alguien que haga lo que dice y promete hacer? No será desde luego ese en quien está ahora mismo pensando, usted.

«Lo único que, con alguna certeza, se puede afirmar es que esto anda mal y peor que se va a poner»

ARCHIVADO EN: IVA, Enfermedades, Vacuna, Salud