«Igual que en el equipo, ahora hay que remar juntos»

Eduardo Gómez
-

David Ramos, entrenador del Viña Albali Valdepeñas, elogia el compromiso de su plantilla durante este parón forzoso, al que su equipo ha llegado «con los deberes hechos»

David Ramos se dirige a sus jugadores durante un entrenamiento. - Foto: Tomás Fernández de Moya

David Ramos lleva «como podemos» estos días de confinamiento «en una situación excepcional». El técnico del Viña Albali Valdepeñas está acostumbrado a una vida frenética, compatibilizando su trabajo en una empresa de automoción con sus entrenamientos, partidos y viajes con el conjunto vinatero, flamante subcampeón de la Copa de España y tercero en Liga. De repente, este ritmo se ha detenido en seco y el equipo azulón vio cómo se suspendían sus partidos en casa ante Movistar Inter y en Cartagena. 
El preparador madrileño aprovecha este tiempo para «seguir formándome. Estoy viendo mucho fútbol sala. A través de las nuevas tecnologías podemos seguir clínics de otros entrenadores, analizar otras técnicas y modelos de trabajo, insistir en algunos detalles que hay que tener presentes...», relata.
El preparador físico del equipo, Javier Corrales, envió para estos días un plan personalizado para cada jugador, pero si esta situación se prolonga, como todo hace indicar, no tendrán más remedio que replantearlo.
El entrenador madrileño parte de la idea de que todo lo que estamos viviendo «es inédito» para explicar que «no se sabe muy bien qué va a ocurrir con la competición. Supongo que querrán concluir la temporada y se comprimirá todo. Todo se irá viendo con los acontecimientos, pero si lo reanudamos será buena señal de que esto no se ha alargado mucho», analiza.
Ramos confía plenamente en los jugadores de su plantilla «porque saben cambiar el chip. Son jóvenes, se están cuidando y están haciendo todo lo posible para estar en las mejores condiciones».
Además, recuerda que han llegado a este parón forzado con los deberes hechos «y no tenemos las urgencias que pueden tener otros», en relación a su magnífica posición en la clasificación. 
Asimismo, no se detiene a pensar qué podía haber ocurrido con su equipo, lanzado, subcampeón de la Copa de España y tercero en Liga, ganándose por derecho propio un hueco entre los mejores del fútbol sala español en su segunda campaña en Primera División, plantando cara y habiendo vencido ya a todos los ‘grandes’. 
«No me quiero calentar la cabeza con eso. Al final lo primero es lo primero y sin salud no hay nada más. Ahora mismo lo importante es la salud de la sociedad. Queremos transmitir los valores del vestuario a la gente y por eso pedimos ser estrictos en las recomendaciones y remar todos a una para salir cuanto antes de esto, no hay otra solución».