Cañizares define la campaña del PP como "limpia y austera"

Ana Pobes
-

El candidato número uno del PP de Ciudad Real al Senado y presidente provincial del Partido Popular, Francisco Cañizares, señala que los 'populares' han recorrido toda la provincia con más de 120 actos y más de 40 reuniones sectoriales

Cañizares define la campaña del PP como "limpia y austera" - Foto: Rueda Villaverde

El candidato número uno del PP de Ciudad Real al Senado y presidente provincial del Partido Popular, Francisco Cañizares, ha hecho esta mañana balance de la campaña de estas elecciones que «no quería el Partido Popular y que son fruto de la irresponsabilidad y la incapacidad de Pedro Sánchez de conformar Gobierno durante estos meses». Una campaña que Cañizares definió como «austera, limpia y cercana» y donde el Partido Popular «ha sido el único partido que ha hablado de sus propuestas electorales» en temas que «preocupan a los ciudadanos» como la economía, la unidad de España, el empleo, las pensiones y de los servicios que hay que prestar a los ciudadanos. Todo ello, manifestó, junto a otros muchos aspectos como la despoblación y las infraestructuras proyectos que «necesita la provincia y el país para ser un referente en el mundo con temas tan importantes como es, por ejemplo, la agricultura, que jamás ha sido defendida en Europa por el PSOE».
Días en los que el partido ha llegado a «toda la provincia» con más de 120 actos y unas 40 reuniones sectoriales, y donde la movilización ha sido «superior» a otras convocatorias electorales. Y se ha notado, argumentó, no solo en la participación en los actos también en el número de interventores y apoderados que tendrá el partido este domingo contando así con más de 700 interventores y más de 850 apoderados. Sin duda, «un incremento muy notable» a los números de los pasados comicios generales y que «reflejan la ilusión por producir un cambio político en nuestro país» de la mano de Pablo Casado, que «representa la esperanza de tener un Gobierno serio capaz de desbloquear el país».
Durante su intervención, lamentó Sánchez ha sido el «peor presidente del Gobierno que hemos tenido» y su mandato de año y medio ha sido «deplorable y de falta de liderazgo», lo que ha llevado a la «inestabilidad y bloqueo» de España. Ahora, dijo, las previsiones son que existe un «empate técnico» tanto en España como en la provincia, por lo que los resultados del 10-N «van a depender de si los votantes quieren o no a Sánchez en La Moncloa», y en este sentido hizo un llamamiento a la ciudadanía alertando de que los votos que «no vayan al Partido Popular servirán para que Sánchez continúe siendo presidente». Estos comicios, dijo, son las «de la alianza que pudo haber sido y que ni Vox ni Ciudadanos quisieron, ya que antepusieron sus intereses políticos al proyecto España Suma, una iniciativa generosa del Partido Popular que buscaba unidad, estabilidad y el bien de los españoles», argumentó al tiempo en que confió en lograr los tres senadores (en las pasadas elecciones logró uno). «La importancia que se le ha dado al PP en el Senado, la aplicación del artículo 155 y el posicionamiento de partidos como Vox, que presenta solo un candidato, hace que seamos optimistas».

 

Garantía ‘popular’. La candidata número uno del PP al Congreso, Rosa Romero, aseveró en el último acto de campaña que el Partido Popular de Pablo Casado «es garantía de un empleo digno y, por lo tanto, de un mejor futuro para los jóvenes y pensiones justas». Junto el vicesecretario de Comunicación del PP de Castilla-La Mancha, Santiago Serrano, Romero aseveró que el PP «es el único partido que es capaz de garantizar una España unida y fuerte donde los jóvenes puedan desarrollar su proyecto vital y los mayores puedan disfrutar de sus pensiones con estabilidad y confianza» y recordó las medidas dirigidas a los jóvenes y la intención de buscar un nuevo índice de revalorización de las pensiones.