Ponen el foco en los pisos dedicados a la prostitución

Hilario L. Muñoz
-

La Delegación de Migraciones celebra un encuentro para resaltar el papel de concienciación de las misiones católicas a las mujeres con las que trabajan

Ponen el foco en los pisos dedicados a la prostitución - Foto: Tomás Fernández de Moya

La Delegación de Migraciones celebra esta semana unas jornadas sobre la trata para mostrar la labor que realiza la Iglesia para afrontarla. Lo hace con una vigilia de oración, que se celebra hoy a las 20.30 horas, y con un acto ayer en el que se presentó el proyecto Esperanza que trabaja con mujeres víctimas de trata. Ana Almarza, su directora, y María Fran Sánchez, la directora de la Sección de Trata Comisión Episcopal de Migraciones, hablaron junto a la presidenta de la Plataforma Abolicionista de Ciudad Real, Fátima Modéjar.
Fue una convocatoria en la que también participó la subdelegada, María Ángeles Herreros, quien recordó que el año pasado no hubo «ningún caso conocido y resuelto de trata» en la provincia pero apuntó que «lo más preocupante» en este momento para Subdelegación, Policía Nacional y Guardia Civil es «la proliferación de pisos donde se practica la prostitución y donde puede haber algún caso de trata». Se trata de una trata no documentada aún, dijo, a la vez que señaló que las fuerzas de seguridad «trabajan para conseguir erradicar esta forma, la más cruel y moderna de esclavitud».
Para este objetivo trabaja también la Junta, según explicó la directora del Instituto de la Mujer, Pilar Callado, quien dijo que el problema se ataja con visibilización y con prevención. «Hay que actuar desde todas las administraciones», señaló para exponer recursos como el centro de acogida del Gobierno regional o el que se aborde la trata por ley como «una manifestación de violencia de género».
La vicepresidenta de la Diputación Noelia Serrano y la concejala de Igualdad, Ana Belén Chacón, también estuvieron presentes en un acto en el que se explicó la labor que realizan las congregaciones «de concienciación de los riesgos que se corren» con las mujeres que trabajan en los países, en palabras de la directora de la Sección de Trata Comisión Episcopal de Migraciones.