«Se ha consolidado el servicio de urgencias»

Hilario L. Muñoz
-

Entrevista con el consejero de Sanidad, Jesús Fernández.

Jesús Fernández, consejero de Sanidad. - Foto: Tomás Fernández de Moya

¿Qué le diría a su antecesor en la Consejería, a José Ignacio Echániz, para que modificase su posición sobre la ley de eutanasia que dijo que para el PSOE es una política de recortes?
Yo le diría dos cosas diferentes. La primera, que pida disculpas a la ciudadanía, porque alguien que tiene la profesión que tiene y se dedica a lo público no puede tener palabras tan duras y tan fuera de tono. De todos modos se le pueden acuñar varias frases a Echániz, como cuando dijo que los médicos se dedicaban a dormir en las guardias o cuando dijo que la privada cuidaba mejor a los pacientes que la pública. Lo segundo es que no entiendo por qué no ha cambiado el diccionario. Debe tener uno en el que la palabra recorte la tiene en mayúsculas o la primera y sigue utilizando los recortes que se hincharon a hacer y de los que ahora quiere acusar de hacer con una ley que no vulnera nada, sino que garantiza y prima derechos.
Castilla-La Mancha es pionera en los cuidados paliativos, con actuaciones como el tratamiento a domicilio. ¿Se puede hacer alguna aportación a esta ley?
Sí, incluso ya tuvimos ocasión en su día, cuando la ministra era Carcedo, de hablar de nuestra posición en la ley y de nuestra red de expertos. Tenemos una red que gestiona la doctora Raja, una paliativista de Toledo, que nos está dando muy buenos resultados, sobre todo en domicilio, que es por donde hemos empezado y nos ha permitido poner un equipo en Alcázar de San Juan, otro en Manzanares, en Almansa o Hellín. Nos ha dado fruto tener esta red de expertos y tener el libro blanco de los paliativos de Castilla-La Mancha.
¿Tan mal está la situación como la pinta el PP o IU, que han llegado a pedir a las antiguas mareas blancas que vuelvan a las calles?
Yo creo que la sanidad en Castilla-La Mancha y en España tiene una nota muy alta, porque lo dicen fuera de España, donde nos califican como uno de los mejores sistemas. ¿Hay capacidad de mejora? Como en cualquier sistema público, y son los ciudadanos los que tienen la obligación de decirnos cuáles son esas mejoras. De ahí a que vaya a haber manifestaciones partidistas con intereses concretos, como los del PP, que quiere hacer maldita la sanidad pública como me lo recuerdan cada día en las Cortes... ya les digo que con ese discurso no ganamos y salen perjudicados los profesionales y hacen un sistema inseguro.
Los médicos de primaria ya avisaron antes de las elecciones pero al final no hubo protestas...
En Castilla-La Mancha, la atención primaria no es donde más se tengan que quejar o peor estemos. Ya he dicho en alguna ocasión que admito bien la crítica o al menos me gusta, y venida de los profesionales, seguro que en algo nos podemos apoyar para encontrarnos en el diálogo. Pero es Castilla-La Mancha la que tiene como objetivo poner el 25% de su presupuesto para atención primaria y estamos en el 22%. Eso significa infraestructura renovada, tecnología, menos burocracia y más recursos humanos. Hemos hecho un esfuerzo que si no es suficiente, seguiremos haciéndolo con la reforma del organigrama y con la puesto a disposición de toda la atención primaria de una dirección general.
El otro punto de confrontación en los últimos tiempos son las ambulancias, ¿la publicación del convenio entierra el hacha de guerra?
Para las empresas y trabajadores era un hito firmar ese convenio y nosotros éramos meros espectadores. Hemos intentado ayudar a la negociación para que todo eso fuera posible y lo conseguimos. Ya felicité en su día a los empresarios y trabajadores porque me pareció muy importante y ahora se ha hecho público cuando estamos en medio de la renovación del concurso en tres provincias. Esto siempre trae un clima de expectación o de incertidumbre pero vamos a resolver en el concurso nuevo y va a ser de la mejor manera posible, poniendo todo el dinero que había previsto para el concurso y sin permitir bajas que luego nos vayan a traer problemas, como los que han querido traer estas empresas. Quiero transmitir tranquilidad, porque va a ser un concurso en el que vamos a poner todo el dinero encima de la mesa. Ellos han sido testigos en la mesa de negociación, tanto CCOO como UGT y los empresarios, y así vamos a seguir y ante todo hay que poner calma en un asunto donde solo caben mejoras.
¿Qué ocurre en Tomelloso para que la población haya salido a la calle?
Tomelloso ha cambiado su actividad en materia sanitaria. Vamos a hacer un centro de salud nuevo del que se licitarán las obras a lo largo de este año y hemos reconvertido el hospital en uno como el que se merecen las personas que son atendidas allí. Si hace tres, cuatro o cinco años había solicitudes de cambio desde este hospital a otros de la provincia eso se ha limitado en un 10%, con lo que Tomelloso va mejor. La escasez de profesionales médicos y la oferta a nivel nacional de plazas para especialistas es tan amplia que cubrir las plazas en ciertos sitios, sobre todo del tamaño de Tomelloso, es costoso. Esto pasa no solo aquí en Castilla-La Mancha sino también en otros centros de Castilla y León y Madrid, donde en sus hospitales pequeños pasa algo parecido. Porque la oferta es la que manda. Con todo, Tomelloso ha aumentado su número de camas ostensiblemente, abrimos la planta que estaba cerrada y eso nos ha permitido trabajar con mayor seguridad. Tomelloso hace el 300% más de resonancias magnéticas que hacía y hace todas las resonancias de Villarrobledo hasta que este hospital tenga la suya. Tomelloso opera a pacientes de Toledo, ha disminuido la lista de espera en más de un 150% y tiene hoy más profesionales que hace cuatro años. La reivindicación está bien, pero deben saberse las mejoras que se han producido para equilibrar qué pedimos y para qué.
Se va a convocar el Consejo de Salud, que es una de las peticiones que se realizan.
Sí, vamos convocando por rondas y el último que se convocó en la provincia de Ciudad Real fue Almadén y los siguientes serán los de Tomelloso y el de la capital. Se trata de una manera de hacer política sanitaria.
¿Supongo que se hablará de estas mejoras?
En el Consejo de Salud también tendremos ocasión de dirigirnos a la población por el nombramiento de la nueva directora gerente. Estamos trabajando por desarrollar este proceso selectivo y si se culmina en febrero con la presentación del gerente o la gerente nos dirigiremos a la opinión pública para decirle todo esto y que nazca un nuevo tiempo gestión con estos números que tiene Tomelloso.
En Almadén ocurrió una situación similar, pero cambió tras el consejo de salud, ¿no es así?
Allí tenemos un Centro de Especialidades para Diagnóstico y Tratamiento y estamos haciendo mucha más actividad y siempre que se puede aumentar el número de especialistas que pueden ir desde el hospital de Puertollano lo hacemos. Ellos saben, además, que en cuanto podamos solucionar el tema de las iluminaciones, aunque no nos corresponde a nosotros, en el helipuerto habrá vuelos a todas horas. En el consejo se trataron todos los temas que la comarca tenía y creo que lo han entendido y va a buen ritmo el proyecto de Almadén.
En infraestructuras, la mayor para la provincia es el hospital de Puertollano, ¿cómo va el plan funcional y su proceso de licitación?
Estuve reunido con el equipo directivo del plan funcional hace cuestión de semanas y están convencidos de que en marzo pueden entregar el borrador. Se trata de un hospital de doble circulación, con capacidad de crecimiento y pensado para hacer la fase de obra en el nuevo para luego destruir el viejo. Espero que a lo largo de marzo, máximo abril, tengamos el borrador y podamos licitar las obras este año.
¿En ese plan se prevé que haya servicios que vengan a Ciudad Real durante las obras?
No, porque va a estar funcionando el hospital paralelamente a la obra. Cuando se constituya el grupo de trabajo y las obras lo decidirán, pero a priori pienso que no.
¿En qué estado se encuentra el cambio en la zona de Alarcos y del centro de salud I? ¿Cuánto falta para ver el cambio?
Tenemos ya diseñado el plan funcional entero e incluso se ha trabajado dentro de la parcela para ver donde podría estar el centro de salud, porque no va a estar solo el centro sino también las urgencias, el PAC de Ciudad Real. Es un centro que lleva añadido demoler Alarcos, y ya hemos contactado con tres empresas para ver cuánto podría costar, aunque luego tendrá que salir la licitación. Seguimos trabajando con la Tesorería de la Seguridad Social y, con el cambio de Gobierno, hemos retomado las negociaciones. Esperamos empezar pronto, pero no puedo poner fecha hasta que la Tesorería no dé permiso.
¿Cuánto falta para ver el nuevo centro de salud de Alcoba?
Se licitan las obras a mitad de este año y tenía once meses de construcción. Estamos diciendo que en verano del año que viene, de agosto a noviembre, podría estar funcionando.
¿Qué otros centros de salud, a partir de Tomelloso, Ciudad Real y Alcoba, hay previstos?
Tenemos el de Viso del Marqués que se va a licitar también, Retuerta, que se va a ejecutar la obra pronto, luego hay dos helipuerto, en San Lorenzo y Bolaños, y también está el de Arenas de San Juan. Cuando terminemos estas obras tenemos pensado abrir nuevas posibilidades y tenemos pactado ya con los ayuntamientos la posibilidad de consultar consultorios. Cuando acaben las obras, 57 en Castilla-La Mancha, nos pondremos con el nuevo calendario.
En los meses próximos se cerrará el proceso de oposiciones. ¿Cómo espera que cambie la sanidad?
Hemos lanzado las cuatro ofertas de empleo público estos años, las de 2016, 2017, 2018 y 2019, pero nos ha aparecido un artefacto en medio que ha sido la OPE 2009 ante la que hemos tenido que dar respuesta a una oferta que culminó mal el proceso y se dio la razón a las personas de esa demanda con una preferencia sobre la otras ofertas de empleo. El resultado final, cuando culminen las ofertas de empleo, es que el índice de temporalidad estará por debajo del 8%, posiblemente, con las plazas, 5.400 plazas, que se han ofertado más las de 2009. Seremos la comunidad con menor índice de temporalidad de España. Eso hará que hay un sistema estable en personal y que haga a la comunidad más atractiva para que la gente diga ‘vamos a Castilla-La Mancha, porque hay más posibilidades de ser fijo en menos tiempo’.
¿Qué ha ocurrido en Castilla-La Mancha para que este invierno no haya habido ese colapso de urgencias que se ha producido otros años?
Lo único que ha pasado es que el modelo implantado se ha ido consolidado. Nosotros desde el minuto cero, en 2015, iniciamos una red de expertos que habíamos creado con más de 500 personas trabajando no para hacer un plan de choque, porque ese es un error. Trabajamos a lo largo de todo el año con las camas preparadas y el sistema de monitorización que permite tomar decisiones en cualquier momento. Se ha consolidado el sistema a través de expertos, de trabajadores y de gestores que van aplicando los recursos. Esto hace que cada vez sea menos noticioso que haya atascos en el servicio de urgencias.
Este año llegarán las grandes inversiones de Amancio Ortega a la región, ¿qué significa su llegada?
Podríamos decir que la nueva generación de aceleradores lineal va a mejorar la seguridad, el tratamiento, y lo más importante es que con este impulso todas las provincias van a tener oncología radioterápica pública. Siempre me ha parecido lamentable que no la tenga Toledo, pero también la va a tener Guadalajara y Cuenca, las cinco provincias van a tener cerca una terapia muy importante para el cáncer. También en ese mismo se culmina que en todas las provincias haya medicina nuclear como medio diagnóstico, el PET TAC, en las cinco capitales de provincia. Creo que con el diagnóstico, más la radioterapia, la quimioterapia, el desarrollo tecnológico, la mamografía y cribados cerramos un ciclo en oncología que hace pensar que estamos en un sistema seguro y que mira al futuro.
¿En qué ha cambiado la atención hospitalaria el plan de renovación tecnológica de Amancio Ortega y el propio de la Junta?
Los 30 millones que hemos invertido más los 15 millones de Amancio Ortega ha hecho, además de lo dicho, que en lo más reciente llegue la resonancia de Villarrobledo y después vendrán las de Manzanares y Almansa, con lo que cerramos el círculo de que en todos los hospitales de la región habrá resonancia. Supone pasar del último lugar que ocupábamos en obsolescencia a estar en los puestos de arriba y poner al servicio de los profesionales los métodos más actuales y modernos para que las personas tengan un diagnóstico seguro, fácil y cercano.
¿Habrá un segundo plan?
Estamos trabajando ahora en tecnología más básica. Estoy hablando de mesas quirúrgicas, lámparas, renovación de camas, que poco a poco vamos resolviendo. Por ejemplo, en Tomelloso se está haciendo una renovación de camas y en Manzanares también. Son otras compras que no son de super alta tecnología. También va a haber otra renovación completa como son los cuatro hospitales nuevos con una tecnología renovada.
Los cambios tecnológicos se notan en la lista de espera para técnicas diagnósticas pero parece que cuesta descender la lista en la quirúrgica tanto en número como en días.
La inversión tecnológica y en recurso ha mejorado la lista de espera en consultas y técnicas pero en quirófanos no podemos hacer más porque no podemos operar en cualquier sitio, solo se puede en los quirófanos. Hemos hecho una cosa importante y es que la cirugía menor en centros de atención primaria la hemos elevado en un 400%. En este momento hemos cerrado 2019 con 15.000 intervenciones de cirugía menor y en 2015 no llegaban a 4.000. Eso aligera de alguna manera parte de la lista de espera pero cada vez se acumula más porque hay menos sitios en los que operar. Los 37 quirófanos que vienen con las nuevas infraestructuras van a dar una solución al problema mucho mayor. Solo el 13% de las personas consultas terminan en la lista de espera quirúrgica y hemos prestado mucha atención a las consultas y las pruebas porque en este momento hay muchos hospitales de Castilla-La Mancha, donde una resonancia o un TAC tarda infinitamente menos en hacerse pero cuando llegamos al embudo del quirófano es diferente.
¿Qué podría hacer la Consejería de Sanidad con los 135 millones de euros del IVA?
Muchas cosas, porque 135 millones dan para el hospital de Albacete que vamos a hacer o para el de Guadalajara, el de Cuenca o Puertollano. Es mucho. También da para hacer todos los centros de salud o el abono de personal de los siguientes diez años. 135 millones es mucho y creo que debe haber sensibilidad en este gobierno de la nación para entender que las comunidades autónomas necesitamos no endeudarnos más, sino dinero para la inversión y las políticas que esta comunidad autónoma ha decidido tener para mejorar la vida de las personas en educación, en sanidad o en dependencia.