Silencio... se rueda en Ciudad Real

María Ñacle
-

Las Lagunas de Ruidera, el Palacio de Viso, el Corral de Comedias de Almagro e incluso el aeropuerto han sido escenarios de películas

Silencio... se rueda en Ciudad Real

Con una superficie de 19.813 kilómetros cuadrados y 499.100 habitantes, la provincia de Ciudad Real cuenta con lugares únicos de gran valor histórico y patrimonio natural que la convierten en un lugar idóneo para convertirse en auténticos platós de cine o de series televisivas.
 Según, los datos de la web cinematográfica Internet Movie Database (IMDb), Ciudad Real ha sido el plató de casi medio centenar de películas, lo que la sitúa en la posición 35 del ranking de provincias con más producciones grabadas de España. Lejos queda de las cifras de Madrid, escenario de más de 2.700 películas, o de Barcelona, donde los equipos de rodaje dijeron aquello de ‘Silencio, se rueda’ para filmar otras 1.597 films. Por detrás aparecen los escenarios naturales de las provincias andaluzas de Málaga, con 324 producciones, y Almería, retratada en otras 315 obras gracias a su desierto y sus playas que llegaron a convertirla en una de las joyas del western.
La Venganza (1958) de Juan Antonio Bardem fue una de las primeras películas que se rodaron en Ciudad Real. En pleno franquismo, cientos de vecinos de Membrilla se ofrecieron como extras para compartir plano con dos de las grandes figuras del séptimo arte patrio de aquella época, como eran Carmen Sevilla y Jorge Mistral, a los que acompañaron en el rodaje Raf Vallone, Conchita Bautista o Manuel Alexandre. Inicialmente titulada Los segadores, tuvo que cambiar su nombre por coincidir con el himno de Cataluña, en la película es fácilmente reconocible el paisaje de siega en Membrilla. Esa película, por cierto, consiguió una notable trayectoria internacional, y llevó a Membrilla hasta las proyecciones del festival de Cannes y, nada más y nada menos, que hasta la meca del cine, a Hollywood. La venganza fue la primera película española que aspiró a ganar el Oscar.

Silencio... se rueda en Ciudad Real
Silencio... se rueda en Ciudad Real - Foto:
Pero si hay alguien que ha enseñado a Ciudad Real al mundo y, especialmente, a la alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles, ese ha sido Pedro Almodóvar. El calzadeño, con dos Oscar en su trayectoria, tiró de la provincia para los rodajes de La flor de mi secreto (1995) y de Volver (2006), con la que consiguió alzarse con el Goya a la mejor película, además de otros 40 premios internacionales y mantener el idilio ciudadrealeño con la historia cinematográfica y los Oscar. La protagonista, Penélope Cruz, fue gracias a Volver la primera actriz española candidata a una estatuilla dorada, con su interpretación de Raimunda. Fue rodada en Granátula de Calatrava, Almagro, Calzada de Calatrava y en Puertollano, donde de hecho se llevó a cabo el estreno mundial en el auditorio que hoy lleva el nombre del cineasta más manchego y que repetiría plató ciudadrealeño con Los amantes pasajeros (2013), en pleno aeropuerto de Ciudad Real, donde Santiago Segura trajo a su Torrente 5 (2014) y donde estaba previsto que Brad Pitt aterrizara para el rodaje de la segunda parte de Guerra Mundial Z, antes de que el proyecto se viniera abajo por su enorme presupuesto.
El hospital del Carmen con Camino (2008) de Javier Fesser o el regreso a la gran pantalla tras casi 40 años de Sara Montiel en la que fue su última película, Abrázame (2011), de Óscar Parra de Carrizosa, rodada en parte en Membrilla, forman parte también de una historia cinematográfica que tiene en Viso del Marqués otro de sus principales referentes. Allí se han grabado películas como Alatriste (2006), de Agustín Díaz Yanes; Que baje Dios y lo vea (2017), de Curro Velázquez; La conjura de El Escorial (2008), obra de Antonio del Real; y El rey pasmado (1991). Todas eligieron el Palacio de Marqués de Santa Cruz de Mudela, construido entre 1564 y 1586 y que guarda en su interior una magnífica riqueza artística y arquitectónica, lo que le ha servido para ser un plató cinematográfico en más de una ocasión.
Para potenciar y promocionar la región como lugar de rodaje nace Castilla-La Mancha Film Commission, una institución sin ánimo de lucro creada por la Dirección General de Turismo de la Consejería de Economía. La plataforma cuenta con un catálogo de localizaciones que van desde las Lagunas de Ruidera, donde fueron grabadas escenas de El capitán Trueno y el Santo Grial (2011), del director Antonio Hernández; a escenarios como el Corral de Comedias de Almagro, el único que sigue activo y fiel a como era hace 400 años y donde se grabó parte de la película Pájaros de papel (2010), con la que Emilio Aragón debutó tras las cámaras, o un episodio de una de las series más reconocidas por la crítica televisiva de los últimos años, El Ministerio del Tiempo, que trasladó a Miguel de Cervantes hasta las tablas del Corral.
Silencio... se rueda en Ciudad Real
Silencio... se rueda en Ciudad Real - Foto:
Precisamente televisivo será uno de los próximos rodajes que llegará hasta la provincia, a Calatrava la Nueva, en Aldea del Rey, que se convertirá en uno de los escenarios de la nueva serie de terror 30 monedas que se emitirá en HBO bajo la dirección de Álex de la Iglesia. 
 


Silencio... se rueda en Ciudad Real
Silencio... se rueda en Ciudad Real - Foto: