Ciudad Real, la octava provincia con más envenenamientos

Hilario L. Muñoz
-

Un informe de WWF y SEO repasa 25 años de muertes de animales donde se pone el acento en las muertes de águilas imperiales y de buitres negros

Ciudad Real, la octava provincia con más envenenamientos - Foto: RUEDA VILLAVERDE

WWF y SEO/Birdlife han realizado un amplio repaso a los envenenamientos de fauna silvestre ocurridos entre 1992 y 2017 con su documento El Veneno en España, en el que Ciudad Real aparece como la octava provincia con más casos de envenenamiento y con una amplia incidencia para dos especies de aves: el águila imperial y el buitre negro. 
En datos, según las cifras recopilados por las dos organizaciones medioambientales, hubo 494 casos de envenenamiento en esos 25 años. Ciudad Real es superada por Toledo, con 806 casos; Granada, con 683; Sevilla, con 598; Valladolid, con 588; Málaga, con 586; Jaén, con 501; y Huelva, con 496. Además dentro de los municipios donde más casos de envenenamiento detectados de España aparecen tres de Ciudad Real como son Agudo y Viso del Marqués, donde se señala que ha habido en ese periodo hasta diez casos de envenenamiento, y Almodóvar del Campo, donde hay hasta once casos de envenenamiento contabilizados durante el periodo analizado por la organización ecologista. 
«Es un dato bastante malo porque hay bastantes casos en Ciudad Real y llama la atención las especies», indicó el portavoz de WWF y experto en venenos, Carlos Cano, quien señaló las cifras de buitre negro, con 76 individuos envenenados, la tercera de España; y de águila imperial, con 33 individuos, el segundo dato de España. Se trata de cifras, apuntó Cano que «tiene su lógica porque coinciden varias causas» como son la importante población de ambas especies que hay en Ciudad Real así como un aprovechamiento cinegético y ganaderos que había utilizado «veneno desde hace mucho y quitar esa inercia es complicado».
Con todo, desde WWF apuntan a que ha habido una reducción de los casos de envenenamiento. «No se puede relajar el tema aunque haya habido sentencias y sanciones administrativas», señaló el portavoz de WWF, quien afirmó que en estos momentos gracias a ese trabajo «el que pone veneno ya sabe que se la juega y eso ha hecho que se reduzca su uso pero aún hay margen para seguir trabajando».
Esto se apunta en los datos nacionales del informe que recopilan 200 envenenamientos en el año 2017, la menor cifra de los 25 años, y menos un tercio del pico del empleo del veneno y que en el documento se sitúa entre los años 2005 y 2009 donde de media hubo más de 600 envenenamientos. «Con respecto al anterior informe publicado en 2016, se observa un descenso progresivo en los casos detectados de envenenamiento de fauna, situación que puede estar reflejando el trabajo que durante años se viene haciendo para reducir la incidencia de este delito», se indica por la organización.
Otras especies que se señalan en el informe de WWF con envenenamientos en el periodo 1992-2017 son el alimoche, con tres individuos; ocho, milanos reales; y 79 perros, una cifra llamativa pero lejos de datos como los 260 que se han localizado en la provincia de Málaga.