scorecardresearch

«Lo paso bien porque estamos en familia y vienen los Reyes»

A. C.
-

Alumno de cuarto de Primaria del María Pacheco, asegura que lo pasa muy bien en Navidad porque pasa mucho tiempo con la familia y los amigos, nace el Niño Jesús y, además, vienen los Reyes Magos, a los que cada año les pide en su carta dos regalos

«Lo paso bien porque estamos en familia y vienen los Reyes» - Foto: Rueda Villaverde

No hay un niño en el mundo que no le parezca interminable la espera de la Navidad, unas fiestas con muchos momentos de magia y fantasía y que les convierten en el centro de atención afectuosa, les hacen sentir especiales. Las casas, edificios, calles y plazas se llenan estos días de un colorido especial, un brillo que en 2020 quedó atenuado por los graves acontecimientos que rodearon a la pandemia de coronavirus. Este año, si no con todo su esplendor, porque aún persisten los nubarrones de la COVID-19, la Navidad regresa a una cierta normalidad y los más pequeños volverán a ser de nuevo los grandes protagonistas.

¿Por qué son tan especiales estas fiestas para los niños? Alonso García Cerrillo, de nueve años, alumno de 4º de Primaria del colegio María Pacheco, lo resume todo en una frase: «Lo pasamos muy bien, porque estamos con la familia y con los amigos, vienen los Reyes Magos y nace el Niño Jesús». En su centro escolar, antes de las merecidas vacaciones, ya celebraron varios actos navideños para abrir boca: salieron a los jardines del Prado para cantar un villancico, «delante de mucho público», y elaboraron en manualidades unas estrellas para decorar el colegio.

Alonso es más de Reyes Magos que de Papá Noel y a tenor de las buenas notas que saca, sobre todo en matemáticas, seguro que Sus Majestades de Oriente cumplen sus deseos este año. Todavía no ha escrito la carta, pero tiene muy claro su contenido: un helicóptero de radiocontrol y el camión Lego Technic. Su rey preferido es Gaspar, «porque lleva una túnica roja, mi color preferido».

El 5 de enero es un día marcado en rojo en su calendario. Por la tarde sale a la calle con sus padres para ver la cabalgata de los Reyes Magos: «El año pasado no hubo por el coronavirus. El COVID se tiene que ir ya porque nadie le quiere». Después nunca falta en casa un delicioso roscón, en su caso uno especial sin gluten, pero igual de rico. Y a la hora de irse a la cama ya empiezan los nervios y una noche que se hace muy larga esperando la llegada de los primeros rayos de luz para levantarse y ver qué han traído Sus Majestades de Oriente.

Pero como comentaba al principio, las navidades para Alonso son mucho más que los Reyes Magos. Durante el periodo vacacional aprovecha para jugar con sus amigos y hacer algún viaje con sus padres. Le gustaría pasar algún día por Jugarama, que se llevará a cabo en el polideportivo Rey Juan Carlos. Un espacio donde los niños y niñas de la ciudad podrá disfrutar de actividad física, deportiva y saludable. Además, está muy ilusionado con un viaje a Madrid para visitar el Museo del Ferrocarril, una institución dedicada a promover el conocimiento y la divulgación del ferrocarril en España, desde su origen hasta la actualidad. «A mí lo que me gustan son las locomotoras antiguas», reconoce nuestro joven protagonista, que ya conoce también todos los museos que hay en la capital ciudadrealeña.

Y como en estas fechas hay tiempo para todo, Alonso colabora en casa en la elaboración del árbol de Navidad y del belén, disfruta de una iluminación navideña que le encanta y acude con sus padres a la Misa del Gallo en Nochebuena y, al día siguiente, a la bendición del Niño Jesús.