«Cuando he salido a comprar he sentido hasta miedo»

Eduardo Gómez
-

El tomellosero Antonio Benito, campeón de España de Duatlón, está viviendo en Lugo estos días de confinamiento

Antonio Benito, haciendo rodillo en su domicilio en Lugo. - Foto: LT

Antonio Benito vive estos días de confinamiento en Lugo, ciudad a la que trasladó hace tiempo su residencia para continuar allí su preparación como triatleta de máximo nivel. El tomellosero, campeón de España de Duatlón, acabó décimo (primer español) en el Campeonato de Europa de Duatlón celebrado en Punta Umbría (Huelva) el pasado 7 de marzo, justo antes de que la crisis sanitaria paralizase todas las competiciones. De hecho, él tenía previsto quedarse en tierras onubenses, pues a la semana siguiente iba a participar en la prueba de la Copa de Europa que se iba a celebrar en Huelva.
De Andalucía viajó a Lugo en coche, sin pasar por Tomelloso y junto a su novia y su hermana está pasando este tiempo en un piso de la capital lucense. «No quise ir a Tomelloso por miedo a que yo pudiera contagiar a mi familia, ya que ese fin de semana anterior había estado con mucha gente y no sabías lo que podía ocurrir», explica.
De hecho, a casi 700 kilómetros de distancia, ha seguido con un profundo pesar las noticias que llegaban desde su pueblo, con un gran número de fallecidos. «Está siendo todo una pena», resume.
Adaptándose al espacio y al material del que dispone, el medallista de bronce en triatlón en los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018, se suele planificar dos sesiones de entrenamiento diarias, una más centrada en hacer rodillo, y otra en ejercicios más específicos para mantener la forma, como abdominales y core.
Evidentemente, su día a día ha cambiado radicalmente. En condiciones normales su jornada empezaba a las 6 de la mañana para empezar los entrenamientos de natación y no llegaba a casa hasta las 22 horas, pues compatibiliza los entrenamientos con un trabajo. «Ahora estamos las 24 horas en casa y las pocas veces que he salido a comprar hasta lo hago con miedo», confiesa. A pesar de todo, intenta mantener una rutina, levantándose temprano para mantener el cuerpo activo, lo que le permite también tener tiempo para ver películas y series.
A pesar de que sigue entrenándose, confiesa que ahora no piensa en las competiciones. «No sabemos cuándo se van a reanudar y no tiene sentido machacarte. Hay otros triatletas que veo que hasta se han comprado piscinas de plástico y las han instalado en su casa. No le veo mucho sentido porque cuando esto vuelva a la normalidad habrá un tiempo de preparación antes de regresar a la competición. Esto no va a ser acabar el confinamiento y al día siguiente celebrarse eventos deportivos».