Serrano: "Más trabajo y desprestigiados"

Pilar Muñoz
-
La juez Serrano, en su despacho, hasta arriba de procedimientos - Foto: Tomás Fernández de Moya

La juez decana, que acaba de ser reelegida en el cargo, afirma que el malestar de los jueces es mayor por la «falta de voluntad» política en solventar las históricas carencias en Ciudad Real

El malestar de los jueces es cada vez mayor por la falta de voluntad política para solucionar la histórica carencia de medios humanos y técnicos y por la campaña de desprestigio «absoluto» de la justicia.
«Los órganos competentes deberían tomar cartas en el asunto», asegura a La Tribuna Isabel Serrano que acaba de ser reelegida juez decana de Ciudad Real.  
Las últimas sentencias de las hipotecas dictadas por el Tribunal Supremo y la de ‘la manada’ han puesto en el ojo del huracán a un colectivo de jueces y magistrados en su mayoría sobrecargado por el volumen de asuntos que registran sus juzgados y que dictan sentencias  «en conciencia», tras «estudiar y examinar todo lo que aportan las partes, valorar todas las pruebas ... Y si la persona no está de acuerdo con la sentencia tiene otras vías, interponer recursos y que vea su asunto otro tribunal. Esto es la garantía de la Justicia», subraya la juez decana en relación al desprestigio que están sufriendo. «Si nos cargamos todo del Supremo para abajo en qué vamos a confiar», remarca tras reiterar que «la inmensa mayoría de los jueces dicta sentencia de forma independiente» y «no cabe desprestigiar, tirar todo por tierra».
La decana de los jueces de Ciudad Real reprueba que en  cualquier asunto un poco mediático se esté desprestigiando según entran en el juzgado. «Todos saben de todo, todos opinan y se genera opinión pública se sepa o no, se conozca o no la materia».
Según la juez Serrano, «hay que volver a la senda de la normalidad» y por ello pide a los organismos competentes que tomen cartas en el asunto. Asegura que hay muchas vías y formas de manifestar el descontento si una resolución judicial no se ajusta a lo que se esperaba o se cree que es injusta porque se piensa que se tiene  la razón y no se la dan. Para ello están los mecanismos correspondientes, los respectivos recursos. Lo que no cabe es desprestigiar».
El malestar de los jueces no sólo se circunscribe a este aspecto, también a la situación que llevan soportando años. En Ciudad Real no se ha creado un juzgado desde hace casi un década pese al volumen de trabajo que registran los órganos judiciales y las nuevas competencias asumidas como es el caso del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Ciudad Real que tiene la competencia del Registro Civil y desde hace un año   la atribución de tramitar todas las cláusulas suelo de la provincia.
Faltan juzgados. Por ello, la decana de los jueces vuelve a incidir en la urgente necesidad de dotar a Ciudad Real de los juzgados de que necesita. Una reiterada demanda del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco; de la presidenta de la Audiencia Provincial, María Jesús Alarcón; y de la propia juez decana.
 A juicio de la juez Serrano, «no hay voluntad política de resolver la situación». 2018 se ha cerrado con los juzgados sobrecargados por el volumen de asuntos que registran y con más carencias, pese a las reivindicaciones de los jueces. «No se han adoptado medidas importantes ni las que se pidieron para intentar paliar la situación. No sabemos si no se puede, pero los jueces desde aquí  lo vemos de otra manera», remarca la decana, quien recalca que «no se han dado pasos para arreglar el problema de la falta de medios que sufren los jueces y padecen los ciudadanos».
Serrano es consciente de que los problemas no se resuelven de un día para otro, pero «hay que sentarse hablar y hay que tener voluntad de solucionarlo. Habrá cosas que puedan resolverse en cinco meses y otras que tarden cinco años, pero si se van dando pasos por lo menos estaremos en el camino de intentar solventar el problema». Llegado a este punto y a modo de ejemplo dice que el Juzgado número 5 podría encargarse sólo de los asuntos de Violencia de Género aglutinando los partidos judiciales de Ciudad Real, Almagro y Daimiel en el supuesto de que se considere que los números no dan  para crear un juzgado único, aunque «si dan», precisa.
El juzgado número 5 «se encarga de Violencia de Género y también de otras materias y si llega un caso de maltrato hay que suspender lo señalado porque es prioritario. La otra persona que tenía su juicio tiene derecho a que se resuelva su problema porque para él es prioritario, pero hay que dar una respuesta inmediata a la violencia de género. De ahí la urgencia de crear más órganos. Cada ciudadano tiene su problema, igual de importante para uno que para otro».
Para la decana, se necesitan dos juzgados de Primera Instancia e Instrucción en Ciudad Real y un Juzgado de lo Penal más, otro de lo Social ...