Plantean el cierre de 92 camas en tres hospitales

Hilario L. Muñoz
-

Puertollano, La Mancha Centro y Tomelloso bloquean recursos sanitarios para el verano aunque se podrían revertir en caso de ser necesarios por la crisis sanitaria

Hospital de Puertollano. - Foto: Rueda Villaverde

Los hospitales de la provincia de Ciudad Real cerrarán cerca de un centenar de camas durante el próximo verano, en concreto 92, según los datos aportados por el sindicato de enfermería Satse. Se trata de una treintena menos de camas que el año pasado, cuando los datos al inicio del verano hablaban de 124 camas, con cierres previstos en cinco de las gerencias de atención integrada de la provincia. Este año los cierres están previstos en tres de los hospitales, aunque en el General Universitario de Ciudad Real, en principio, con toda la actividad al completo podría cerrarse si hay una reducción de la actividad quirúrgica que se está desarrollando. 
Las 92 camas que se van a cerrar se distribuyen entre los hospitales de Alcázar de San Juan, con 32, y en Tomelloso, con 30, el mismo número que está previsto que se cierre en Puertollano de inicio, aunque a las 30 podría sumarse alguna más en función de la actividad quirúrgica. Ni en Valdepeñas, ni en Manzanares está previsto el cierre de camas durante los meses de verano, según los datos aportados por Satse y recabados en las reuniones que las gerencias mantienen con los sindicatos sanitarios. 
La secretaria provincial de Satse, Sara Oropesa, señaló que el sindicato mantiene su propuesta año tras año de que no es necesario cerrar camas durante los meses estivales y «mucho menos este año en que deberían estar todos los recursos disponibles». En el caso de la capital, por ejemplo, Oropesa apuntó que la actividad quirúrgica actual es la misma que en cualquier otro momento del año, recuperando operaciones no realizadas durante los meses afectados por coronavirus, y en otros hospitales lo que hacen es realizar un cierre «cuando baja la actividad quirúrgica», por lo que no se descarta que si esto se da en la capital al final se cierre alguna cama. 
Desde el sindicato apuntaron que la situación de cierres está planificada para que esas 92 camas vuelvan a estar disponibles en 24 horas si fuera necesario. «La bolsa está funcionando y los alumnos de último año están trabajando, con una contratación que es más o menos igual a la que se ha producido en otros años».
Hay que tener en cuenta que el cierre de camas permite realizar labores de mantenimiento en servicios o adecuar las instalaciones a la caída de la actividad quirúrgica. En este sentido, se entiende la situación más como bloqueo de camas que cierre, ya que podrían abrirse en caso de necesidad, como es el caso de los posibles rebrotes.