Más de 100.000 visitas como Patrimonio de la Humanidad

Ana Pobes
-

El principal atractivo turístico de Almadén despidió el año pasado con 14.950 visitantes, lo que supone 63 menos en relación al año anterior. El objetivo de Mayasa es aumentar el número

Más de 100.000 visitas como Patrimonio de la Humanidad - Foto: Rueda Villaverde

El Parque Minero de Almadén despidió 2019 con un total de 14.950 turistas, lo que significa 63 menos en relación al año anterior cuando llegaron 15.013. Un ligero descenso   que refleja que el Parque Minero «no termina de arrancar» en cuanto a visitantes a pesar de ser Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde hace ocho años, cuando en 2012 el Comité reconoció su valor como las minas de mercurio más grandes del mundo en una candidatura que se presentó junto a la ciudad de Idrija, en Eslovenia, conformando La Ruta del Mercurio. Desde entonces, ha recibido 102.080 visitas. 
El director de Actividades Industriales, Javier Carrasco, achaca este descenso a que «no conseguimos atraer más visitantes de fuera de Castilla-La Mancha y de Ciudad Real». Fiel reflejo de ello, argumenta, es que en torno al 45 por ciento de los turistas que llegan al parque minero proceden de la provincia y la región, por lo que «no aumentamos el número de turistas porque no conseguimos que nos visualicen de fuera de la provincia y la comunidad autónoma». Por ello, continuó explicando, hay que analizar la situación y estudiar si las acciones de promoción deben ir más enfocadas al turista de fuera y la posibilidad de aumentar la oferta turística dentro de Almadén, pues «el Parque Minero no es suficiente para desplazarse desde lugares lejanos». «Hay que conseguir aumentar la oferta turística en Almadén con más actividades y complementarla, por ejemplo, con el turismo natural de cara a que el visitante pase al menos un par de días en la ciudad», comenta.  
Y con ese reto, Mayasa, propietaria de las minas, tiene encima de la masa varios proyectos. Uno de ellos, recuerda Carrasco, convertir cuatro viviendas de mineros en alojamientos turísticos con capacidad para 50 personas y cuyo coste se elevaría a 800.000 euros, por lo que la empresa ha pedido la ayuda económica de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para poder llevar a cabo la iniciativa. Aunque la plaza de toros, de forma hexagonal, de momento «no está funcionando» como hotel, la localidad ofrece varios establecimientos hoteleros de «bastante calidad», por lo que el objetivo de Mayasa es «dotar a Almadén de ese tipo de residencia vacacional para poder completar la oferta del parque con otro turismo de la zona como es el natural de la mano de la Finca de Castilseras», propiedad también de la empresa pública. 
El año récord de turistas llegó en 2008 con 18.121. Desde entonces,  las cifras han distado mucho en los  últimos años de poder llegar a alcanzar este dato. En 2012, año que se consiguió la declaración como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, se alcanzaron los 12.184 visitas, número que poco a poco fue descendiendo en 2013 y 2014 para dar un nuevo salto en 2015 con 11.777 turistas. A partir de entonces, en los años sucesivos se produjo un aumento hasta 2018, que se cerró con 15.014.  Un año después, en 2019, se ha volvió a producir un descenso de un 0,4% menos de turistas, por lo que no es de extrañar que el objetivo de Mayasa sea «aumentar» ese número con la llegada de más visitantes. 
El visitante que llegue al Parque Minero además de realizar un viaje real a los secretos mejor guardados de las minas más antiguas del mundo, que cesaron en su actividad regular en 2003, hasta el 30 de junio podrá contemplar en el Centro de Recepción de Visitantes una exposición sobre el patrimonio del mercurio, «el documento básico de la declaración como Patrimonio de la Humanidad».