Manzanares refuerza el patrimonio religioso con un oratorio

LT
-

El Ayuntamiento de Manzanares ha colaborado en este proyecto de la Hermandad de la Virgen de los Dolores con la colocación de un banco para que la gente pueda sentarse cómodamente a contemplar la imagen del Cristo

Manzanares refuerza el patrimonio religioso con un oratorio

Los fieles y devotos del Cristo de la Humildad disponen desde hace unos días de un nuevo punto de encuentro en el guardapasos de la hermandad de la Santísima Virgen de los Dolores. Tal y como avanzó La Tribuna, recientemente finalizaron las obras del oratorio de su imagen, un proyecto en el que ha colaborado el Ayuntamiento y que pretende acercar el patrimonio religioso local a la ciudadanía de Manzanares.
Hasta hace no mucho tiempo, los vecinos y vecinas de la calle Trabajo se habían percatado de un hecho curioso: había mucha gente que se paraba unos minutos delante del guardapasos de la hermandad de la Santísima Virgen de los Dolores. La razón no estaba del todo clara, pero después de analizar la situación sus miembros descubrieron el porqué: «si levantabas la tapa del buzón podías ver la imagen del Cristo de la Humildad. Esto nos hizo reflexionar y consideramos que la mejor manera de saciar esta necesidad era la creación de un oratorio que estuviera abierto las 24 horas del día», explica el hermano mayor, Jesús Fernández-Pacheco.
El oratorio es un espacio «de culto, oración, plegarias y promesas», que desde la pasada Navidad es testigo del devenir de todos aquellos que se asoman por su ventana. Y es que los fieles y devotos que lo visiten podrán encontrar en él «el consuelo, el amor y el entendimiento» que precisen del Cristo de la Humildad. Su imagen protagoniza un conjunto artístico en el que también están presentes las imágenes del Niño Jesús de la Pasión y del Sagrado Corazón de Jesús y un pedestal sobre el que descansa la Biblia. «Consideramos que al igual que el pueblo tiene que acercarse a las imágenes, las imágenes tienen que estar a disposición del pueblo», apostilla el hermano mayor.
El Ayuntamiento ha instalado un banco junto al oratorio para que la gente pueda sentarse cómodamente a contemplar la imagen. «Nos parece una idea fantástica la creación de este oratorio para que los vecinos y vecinas puedan disfrutar del patrimonio local», señala la concejala de Obras, Isabel Díaz-Benito.