«Las expectativas son muy altas»

Manuel Espadas
-

Emilio Sosa será presentado mañana como nuevo director deportivo de un CD Manchego que busca entrenador para mirar al ascenso

Emlio Sosa. - Foto: LT

Emilio José García Sosa, nacido hace 43 años en Ciudad Real (21/05/1977) y residente en Almadén, será presentado hoy como director deportivo del CD Manchego;una faceta en la que se estrena como profesional después de haber sido jugador y entrenador. Con un envidiable currículum formativo, Emilio Sosa aterriza en el club de la capital ilusionado en hacer «algo grande» y sin eludir que el gran objetivo será el ascenso de categoría:«Las expectativas son muy altas, con el objetivo de salir de la Tercera División, aunque desde la humildad y siempre con los pies en el suelo».
Tras jugar en conjuntos como Albacete, Toledo, Conquense o Daimiel, conoce perfectamente el fútbol regional. Incluso, estuvo a punto de vestir la camiseta del Manchego, aunque ‘eligió’ un mal año para fichar, 2010, el de la desaparición del histórico club, presidido por Manolo Navarro. Como técnico adquiría experiencia en el Don Benito (tres años) y en el Pozoblanco, su último destino en 2018.
Pese a ejercer fuera de la provincia, siempre ha estado muy ligado al club azul. De hecho, reconoce que en 2017 el propio Manchego le ofreció el banquillo tras la salida de Armindo, aunque pensó que no era el momento, optándose por Sergio Inclán. Desde entonces ha seguido la evolución del Manchego, tanto en el ‘Poli’ viendo algunos partidos como incluso hace unos meses en el día de la presentación de su proyecto de conversión en Sociedad Anónima Deportiva, ‘colándose’ en la sala de ‘incógnito’.
Ahora, salda  esta deuda con el Manchego, poniéndose al frente de la dirección deportiva de un club que, con su vocación de SAD, «te permite ser más ambicioso».
Desde que se anunciara su nombramiento el pasado sábado, su móvil no ha dejado de recibir mensajes, de felicitaciones y de ofrecimiento de jugadores y técnicos. «Hemos estado muy liados con el teléfono y el ordenador, recopilando datos», asegura, aunque su prioridad, antes de empezar a diseñar la plantilla, es contratar a un entrenador de garantías. Confiesa que el asunto está muy avanzado, con candidatos jóvenes y con experiencia, y también veteranos y contrastados: «Todas las opciones son muy buenas, pero sólo puede entrenar uno». En este sentido, aclara que él no tuvo nada que ver con la decisión de no contar con Sergio Inclán, pese a que tenía un año de contrato más, aunque la respalda en aras a «buscar un cambio que genere ilusión en Ciudad Real».