scorecardresearch

Dornier pide subir de 5 a 10 céntimos la zona azul

M. Lillo
-

El Gobierno local «no lo contempla» la petición de la concesionaria, pero «siempre se evalúan las propuestas»

Dornier pide subir de 5 a 10 céntimos la zona azul - Foto: Tomás Fernández de Moya

Si el lunes se conocía la propuesta de ampliación de plazas que contempla el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) para 2023, en estas últimas horas, la novedad sobre el aparcamiento de pago en las calles de Ciudad Real apunta a las tarifas, ya que hay una propuesta del servicio de Movilidad del Ayuntamiento de Ciudad Real para la actualización, para subir, los precios después de que una de las dos empresas concesionarias, Dornier, pidiera la revisión.

De momento se trata sólo de una propuesta de modificación de la ordenanza avalada desde el punto de vista de los técnicos, si bien ahora dependerá de la voluntad política que se haga o no. «No lo contemplamos, pero siempre se evalúan las propuestas», indicaron fuentes del equipo de Gobierno consultadas por La Tribuna. La empresa, que gestiona la zona azul más antigua de la ciudad, la que abarca el núcleo central, solicitó el pasado 30 de enero una actualización de las tarifas en un 6,5 por ciento, porcentaje que se corresponde con el IPC acumulado desde octubre de 2012, última vez que se tocaron los precios, hasta diciembre de 2021.

En cuanto a los precios, la empresa propone que la tarifa de una hora de zona azul pase de costar 0,75 a 0,80 euros; las dos horas, de 1,10 a 1,20; mientras que la anulación de la multa tras la hora pospagada pasaría de 3,10 a 3,30 horas. A su vez, la tarifa profesional pasaría de 0,45 a 0,50 euros.

Pero Dornier no solo quiere tocar el precio de la zona azul, sino que también pretende modificar el apartado de la ordenanza en la que se establece que los vehículos híbridos y eléctricos están exentos de pago. La propuesta afecta a los primeros, «eliminando los vehículos híbridos homologados como no sujetos al pago de la tasa». Es decir, se quiere poner fin a la gratuidad de la que gozan los conductores de los híbridos, un tipo de vehículos que, al igual que los eléctricos, van en alza y ya representan el 40% del total de las matriculaciones que se hacen en la provincia. La OCU Castilla-La Mancha, por ejemplo, ayer pedía más electrolineras en parkings y estacionamientos públicos para dar servicio a estos vehículos.

Las peticiones de cambios de Dornier han sido informadas técnicamente por el área de Movilidad, que en un informe de finales de marzo expone que, a la vista de lo planteado  por la empresa, «correspondería la actualización de las tarifas en los términos expuestos», mientras que respecto a la supresión de la gratuidad para los híbridos señala que en tanto no se lleve a efecto la modificación de la ordenanza que lo regular, «actualmente en curso, no es posible acceder a lo solicitado».

La propuesta queda en el tejado del Pleno. Hasta que no se modifique la ordenanza, no se podría eliminar esa exención. En este caso, hay que tener en cuenta que las ordenanzas fiscales se aprueban año a año y que los cambios se ratifican allá por septiembre u octubre para su entrada en vigor con fecha 1 de enero con las novedades que se acuerden.

El planteamiento de la empresa de actualizar las tarifas, que podría ser rechazado por el equipo de Gobierno,  llega tras una década congeladas, si bien hay que tener en cuenta que se trata de uno de los asuntos más espinosos debido al rechazo que ha venido generando en la calle en los últimos años. La ampliación de plazas que se hizo en 2013 por parte del PP provocó una oleada social con una recogida de firmas por parte de los vecinos a la que se sumó el PSOE, del mismo modo que en 2016 el equipo de Gobierno de Pilar Zamora avanzó cambios, tras reunirse con comerciantes y vecinos, como aumentar de dos a tres horas la zona azul por la tarde, dar facilidades de anulación o suprimir la ORA en las tardes de Feria. Ninguno llegó a aprobarse.