scorecardresearch

Los ciudadrealeños podrían elegir 14 ediles menos en 2023

A. Criado
-

Alhambra, Brazatortas, Cañada, Caracuel, Fernán Caballero, Fontanarejo, Fuencaliente y Villanueva de la Fuente, pendientes del censo para conocer cuántos ediles les corresponden

Fuencaliente, uno de los municipios que podría perder concejales - Foto: Rueda Villaverde

El efecto de la despoblación continúa haciendo mella en el día a día de los municipios ciudadrealeños. Además de suponer un descenso en la participación de los tributos del resto de administraciones, la pérdida poblacional tendrá también su reflejo en el censo de concejales electos de cara a las próximas elecciones municipales, fijadas para el 28 de mayo de 2023. La provincia de Ciudad Real volverá a perder ediles respecto a los últimos comicios de 2019, alrededor de 14.

Según confirmaron a La Tribuna fuentes del Instituto Nacional de Estadística (INE), el censo vigente de las elecciones municipales será el cerrado a 1 de febrero de 2023. Para estar incluido en este censo, la fecha límite de empadronamiento será el 30 de enero de ese mismo año, siempre que el ayuntamiento comunique la variación a la delegación provincial de la Oficina del Censo Electoral. De momento, las últimas cifras oficiales datan de 2021 y reflejan la pérdida de ocho concejales en cuatro municipios.

Con los datos del INE en la mano, Villanueva de la Fuente pasaría de once a nueve concejales, ya que cuenta con menos de 2.000 vecinos censados; Alhambra y Fernán Caballero, por debajo del millar de habitantes, verían reducidas sus respectivas corporaciones municipales de nueve a siete ediles; y Fontanarejo se quedaría con cinco al bajar de los 250. Brazatortas, Cañada de Calatrava, Fuencaliente y Caracuel mantienen su representación con las cifras de 2021, pero se encuentran al límite. En la otra cara de la moneda, Torre de Juan Abad podría recuperar los nueve ediles, si logra aumentar su población en once vecinos hasta el cierre del censo electoral.

La Ley Orgánica de Régimen General marca el número de concejales de cada ayuntamiento en función del número de habitantes, de tal modo que hasta los 100 vecinos les corresponden tres ediles; cinco de 101 a 250; siete de 251 a 1.000; nueve de 1.001 a 2.000; 11 de 2.001 a 5.000; 13 de 5.001 a 10.000; 17 de 10.001 a 20.000; 21 de 20.001 a 50.000; y 25 de 50.001 a 100.000.

Son datos provisionales que muestran una tendencia, pero que no son definitivos. De hecho, el alcalde de Villanueva de la Fuente, Desiderio Navarro, avanza que este municipio del Campo de Montiel, limítrofe con la provincia de Albacete, ha vuelto a rebasar la barrera de los 2.000 habitantes, una cifra que confía en mantener de aquí al cierre del censo electoral «por todo lo que supone en concepto de ayudas y participación en los tributos del Estado». «Tenemos el mismo problema que el resto de los pueblos de la comarca y de los vecinos de la Sierra de Alcaraz: una población muy envejecida», afirma el regidor para subrayar, asimismo, la incidencia que ha tenido la pandemia de coronavirus en la población más mayor.

Una situación que se repite en Fontanarejo, una localidad enclavada en la comarca de los Montes en la que además de contar con una población envejecida, apenas ha registrado nacimientos en la última década. "Ante esto poco se puede hacer", subraya a este diario una exconcejala del Ayuntamiento (y no la actual alcaldesa, María Juliana Alcaide, como publicamos por error). Se muestra convencida de que el municipio volverá a superar los 250 habitantes según se vayan acercando los comicios, porque "mucha gente se empadrona exclusivamente para las elecciones, aunque no vivan ni tengan casas allí». Un escenario que se ha repetido, por ejemplo, en Villamayor de Calatrava en las tres últimas citas electorales.

La incidencia de la despoblación fue más severa de cara a las elecciones de 2019. Los ayuntamientos de la provincia de Ciudad Real perdieron 26 concejales en relación con los comicios anteriores. Puertollano fue el municipio más afectado. La ciudad de la energía bajó de los 50.000 habitantes y perdió cuatro ediles, de 25 a 21. Los mismos concejales que salieron de la Corporación de Villarrubia de los Ojos al caer de los 10.000 vecinos empadronados. En este caso, se eligieron 13 en vez de 17. Villahermosa, Castellar de Santiago, Retuerta del Bullaque, Cózar y Navas de Estena fueron otros de los ayuntamientos ciudadrealeños perjudicados por la sangría demográfica.