El comercio de proximidad renegocia sus contratos

Diego Rodríguez
-

El sector valora la receptividad de los propietarios de sus locales, que durante los meses en que han tenido que cerrar han rebajado considerablemente los pagos

El comercio de proximidad renegocia sus contratos - Foto: Rueda Villaverde

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 sigue afectando duramente a la economía de la provincia de Ciudad Real, siendo el comercio uno de los sectores más afectados tras varios meses con la persiana echada y, en la mayoría de los casos, sin facturar. Es por ello que en plena fase de desescalada y ya en la denominada nueva normalidad, los propietarios de estos negocios se hallan inmersos en negociaciones con sus proveedores y con los arrendatarios de sus locales para poder afrontar esta nueva etapa en la que el sector espera remontar, aunque consciente de que será «muy poquito a poco».
Así lo explica, en declaraciones a este diario, el presidente de la Asociación Provincial de Comercio de Ciudad Real, León García, que indica que «tres meses cerrados han generado unos gastos y unas pérdidas muy considerables al no vender el género, y para eso hay que reajustar gastos. Los proveedores deben dar más facilidades en los pagos y los arrendatarios, igual», si bien, valora que «vemos buena voluntad por ambas partes».
García reconoce que durante el tiempo en que han permanecido cerrados, buena parte de los comerciantes de la provincia han alcanzado acuerdos con sus arrendatarios para pagar menos por sus alquileres. En muchos casos se ha optado por abonar la mitad de la mensualidad, e incluso ha habido casos en que se ha condonado la totalidad del pago. Por contra, otros arrendatarios han seguido cobrando el 100 por 100 de lo estipulado «pero, por suerte, han sido los menos», añade y apunta a que la gran mayoría de los locales comerciales son de alquiler, sobre todo, en grandes localidades.
El comercio de proximidad renegocia sus contratos El comercio de proximidad renegocia sus contratos De este modo, el presidente de la patronal comercial pone de manifiesto que «a todos nos interesa remar en la misma dirección y no ahogar al inquilino que tienen. Esta situación está siendo muy mala y estas renegociaciones nos van a ayudar a todos. Hay que adaptarse a la nueva situación y, si se nos ayuda, a ellos también les repercutirá». Con todo, García destaca que tras la apertura de negocios «la situación va mejorando, pero muy poco a poco, ya que la gente está perdiendo el miedo y parece que vamos de menos a más. Ojalá la gente siga confiando en el pequeño comercio ahora que se vuelve a salir y se empieza a hacer vida normal». «Espero que la gente siga confiando en el comercio de proximidad, que es el que genera riqueza en los barrios y en nuestras ciudades, y espero que esa confianza que se ha creado ahora, ese lazo, no se pierda», finaliza.
De forma similar se expresan desde el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Ciudad Real. Su presidente, Emilio Sánchez, asegura que «nos consta que se está intentando llegar a acuerdos. Es lógico que se llegue a una solución por esos meses cerrados» y añade que «confiamos en que todo esto sea un bache y podamos salir de esta situación cuanto antes y se despeje el miedo y la incertidumbre, y regrese la actividad. Que todo esto sea tan solo un paréntesis», si bien, reconoce que el mercado inmobiliario actual «está muy parado por la incertidumbre y la situación negativa que vivimos». Ante esta situación, Sánchez espera que no haya rebrotes de la enfermedad que afecten aún más a la economía ciudadrealeña.