En recuerdo a los caídos en los años de plomo

Pilar Muñoz
-
El jefe superior de Castilla-La Mancha en primer término seguido del comisario jefe provincial y de la subdelegada del Gobierno en la inauguración de la exposición de la Policía - Foto: Rueda Villaverde

La Policía Nacional rinde homenaje a los asesinados y heridos por los terroristas de ETA en el 195 aniversario de su creación

La Policía Nacional no olvida a los compañeros asesinados y heridos en los años de plomo. En el 195 aniversario de su fundación, la Policía Nacional de Ciudad Real rindió homenaje a los compañeros que han sufrido el zarpazo terrorista de ETA.
 Policías nacionales, como también los militares y guardias civiles, estaban en el punto de mira de los pistoleros de ETA. Eran los años de plomo, del tiro en la nuca y los coches bomba. A esta espantosa situación se enfrentaban a diario agentes de la Policía Nacional nacidos en la provincia de Ciudad Real y destinados en los 70 y 80 en el País Vasco como Julián Romero Sierra, nacido en Luciana, y víctima de un brutal atentado terrorista que a punto estuvo de costarle la vida, como también al oficial Mariano López, natural de Porzuna. Ayer, en el Museo de la Merced fueron reconocidos por sus compañeros y las autoridades civiles y militares que asistieron a los actos conmemorativos del 195 aniversario de la fundación de la Policía Nacional. También se rindió homenaje a los policías Agustín Ginés y Bernardo Sobrino, ambos nacidos en Ciudad Real y asesinados por ETA.
Tras el reconocimiento se procedió a la inauguración en el antiguo convento Mercedario, hoy museo de la Merced, de una exposición bajo el epígrafe ‘La victoria de la libertad: la policía nacional contra el terrorismo», que narra a través de paneles y vitrinas la verdad de lo ocurrido y clama justicia, memoria y dignidad.
El comisario jefe provincial, Miguel Rufino Méndez, inauguró la muestra acompañado de la delegada de la Junta de Castilla-La Mancha, Carmen Olmedo; la subdelegada del Gobierno de España en Ciudad Real, María Ángeles Herreros; el jefe superior de Policía en Castilla-La Mancha, Félix Antolín Diego, y la subdirectora del Gabinete Técnico, Eulalia González Peña, entre otras autoridades civiles y militares.
El máximo responsable de la Policía Nacional en la provincia de Ciudad Real hizo una breve reseña de la historia de la Policía Nacional remontándose a su fundación en 1824 con la creación de la Policía General del Reino, de la que hoy es depositaria la Policía Nacional, «heredera de un legado histórico de incalculable valor». En la provincia de Ciudad Real los primeros recuerdos de la Policía Nacional están en Manzanares, Alcázar, Ciudad Real y Villanueva de los Infantes y 195 años después siguen prestando servicio al ciudadano desde la Comisaría provincial de Ciudad Real y las locales de Puertollano, Valdepeñas, Alcázar de San Juan y Tomelloso.
Méndez aseguró que la exposición es fiel reflejo del terrorismo de ETA y un sentido homenaje a los 188 policías nacionales víctimas de la banda terrorista. El de ayer fue «un día con un doble sentido para nosotros, por celebrar el aniversario y también de dolor por el recuerdo de las víctimas».
La Policía Nacional «mantiene viva la llama del recuerdo de los compañeros asesinados y los que sufrieron heridas de gravedad», precisó el comisario jefe.
La delegada de la Junta de Comunidades, Carmen Olmedo, también tuvo palabras de reconocimiento para con las víctimas y destacó la importante labor que desarrolla la Policía Nacional garante de los derechos y libertades.
De su lado, la subdelegada del Gobierno destacó igualmente el trabajo que la Policía Nacional ha desarrollado desde su creación pero también en los últimos 40 años para garantizar la libertad de la ciudadanía.
No al acercamiento de etarras. El cabo de la Policía Nacional Julián Romero, natural de Luciana, recuerda que fue víctima de un atentado cuando entraba con otros seis compañeros en el túnel de Begoña. Era el 3 de marzo de 1978. «Yo caí herido de muerte tras recibir el impacto de cuatro proyectiles, dos en la nuca, la zona occipital quedó destrozada y otros en el pulmón derecho». «Nos salvó la vida Antonio Villalón Rubio, cabo de la Policía Nacional, que nos llevó rápidamente al hospital de Basurto. Cuando llegué iba expulsando sangre por la boca y la nariz».
Julián Romero no quiere oír hablar de acercamiento de presos etarras a sus pueblos, como tampoco el oficial de la Policía Nacional Mariano López, que nació en Porzuna, y sufrió un atentado cuando estaba destinado en San Sebastián. «Fue el 8 de octubre de 1979. «Es imposible olvidarlo aunque hayan pasado cerca de 40 años». Un comando de ETA estuvo a punto de acabar con su vida.
Los dos consideran que es un «atropello» aproximar a los terroristas a sus domicilios porque «es darles facilidades y ellos no nos han dado ninguna, todo lo contrario». De ahí que sean contrarios a la política de acercamiento de los presos de ETA. «La dispersión de ETA era necesaria y estar cerca de su pueblo es facilitarles las cosas y ellos no nos dieron ninguna facilidad. Contra los terroristas, justicia», remarca Mariano López, quien reitera que «acercarles a sus casas no es justicia».
Ayer, con motivo del homenaje, recordaron a los compañeros que se quedaron en el camino, que fueron vilmente asesinados. «Nosotros somos unos privilegiados, pese a las secuelas porque estamos vivos y podemos estar hoy (por ayer) contando la verdad de una amarga vivencia», apunta el oficial Mariano López.
A Julián Romero se le revolvieron las tripas hace un par de días cuando vio en unas imágenes a Arnaldo Otegui hablando con la secretaria general del PSOE vasco. «Duele», dice mordiéndose los labios para no soltar un improperio.
 

Inspectores de Policía Nacional adscritos a la Comisaría durante el recorrido de la exposición Rueda Villaverde
Inspectores de Policía Nacional adscritos a la Comisaría durante el recorrido de la exposición - Foto: Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Policías nacionales víctimas de atentados de ETA con familiares de compañeros asesinados y el presidente de la Asociación de Víctimas de Castilla-La Mancha Rueda Villaverde
Policías nacionales víctimas de atentados de ETA con familiares de compañeros asesinados y el presidente de la Asociación de Víctimas de Castilla-La Mancha - Foto: Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Rifle con el que intentaron atentar contra el Rey Juan Carlos Fotos Rueda Villaverde
Rifle con el que intentaron atentar contra el Rey Juan Carlos - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo Fotos Rueda Villaverde
En recuerdo a los caídos en los años de plomo - Foto: Fotos Rueda Villaverde