Los partidos analizan la pérdida de un diputado regional

I. B. / R. Ch. / E. Press
-
Los partidos analizan la pérdida de un diputado regional - Foto: Rueda Villaverde

La pérdida de un diputado regional en Ciudad Real en favor de Albacete alinea a casi todos los partidos políticos en contra de la última ley electoral, que no se ha tocado por «falta de consenso»

La posible pérdida de un diputado regional de la provincia de Ciudad Real en favor de Albacete no ha pasado desapercibida para ninguno de los partidos políticos que forman parte o aspiran a entrar en la Cámara regional desde este territorio. Los dos que ya cuentan con representación, PSOE y PP, difieren en su punto de vista sobre el reparto, mientras que el resto de partidos se alinea casi en su totalidad contra la última ley electoral, que los socialistas reconocen que deberían haber cambiado pero cuya modificación no se ha abordado «por falta de consenso».
Blanca Fernández, vicesecretaria del PSOE ciudadrealeño y diputada regional, aseguró que su partido «sólo contempla ganar en todas las provincias, también en la de Ciudad Real, donde lo hemos hecho incluso en las peores circunstancias». Fernández, no obstante, reconoce que la reducción de diputados impuesta por Cospedal «deja a la provincia infrarrepresentada», y señala que es «injusto» que a Ciudad Real le cueste 71.000 personas conseguir un diputado y a provincias como Cuenca apenas 39.000. «La representatividad está muy desproporcionada, y hay regiones con un volumen similar que tienen el triple de diputados». Sobre estrategias, Fernández asegura que «no debería influir» porque su intención es «ganar en todas las provincias».
Esa visión sólo coincide en una parte con la del PP. Su presidente provincial y diputado regional, Francisco Cañizares, asegura que adelantar cómo puede afectar ese reparto a las elecciones «es muy difícil. Se podría aventurar si habláramos de un escenario de bipartidismo, pero con la irrupción de nuevas fuerzas es muy difícil». Para Cañizares, la ley «hace un reparto justo y objetivo y nos equipara al resto del país» y cree que aunque no se puede saber a quién beneficia, «el que pierde peso político es el PSOE, que siempre ha ganado en Ciudad Real». El problema real, dice, «es la despoblación, no la pérdida de un diputado».
En el resto de formaciones políticas la variación en el reparto de diputados ha terminado de alinear al resto de fuerzas contra la última modificación electoral del PP.
Desde Ciudadanos, su portavoz provincial, Francisco Fernández-Bravo, coincidió con la visión popular. La preocupación en el partido naranja es «el problema de fondo: la despoblación, una circunstancia que influye en el desarrollo y futuro de la provincia». En esta línea, Fernández-Bravo cargó contra el PSOE, «por mantener una ley electoral injusta que se comprometió a cambiar» y contra el PP, responsable de un «error que es la actual ley». Para el portavoz naranja en la provincia «es evidente que ese marco prentedía cerrar el paso a nuevas formaciones y la perpetuación de Dolores Cospedal en el poder, pero le salió mal, perdió, y los ciudadanos de Ciudad Real, especialmente, sufrimos las consecuencias», al mismo tiempo que habló de la «importancia de la pluralidad en los parlamentos regionales frente a congresos bicolores que no suelen ser buenos».
De su parte, el secretario regional de Podemos, José García Molina, formación que cuenta con dos diputados en las Cortes de toledo, indicó ayer que la cuestión no es tanto el criterio que se utiliza, que al final es un criterio demográfico establecido, «sino la propia injusticia y desproporcionalidad de la ley electoral que tenemos». «Sabemos que tenemos la ley electoral menos representativa y menos proporcional de toda España y probablemente de toda Europa y creo que de esos problemas se derivan estos otros», señaló García Molina, que incidió en «cambiar la ley electoral para tener una ley electoral proporcionada y adecuada a la pluralidad de Castilla-La Mancha».
Una opinión que compartió el secretario general de Podemos en Ciudad Real, Mario Herrera, comparte: «Tenemos un parlamento que en comparativa con otras comunidades autónomas es casi de chiste, es muy poco representativo, representa ínfimamente la potencialidad de Castilla-La Mancha y se mantiene por culpa de los pucherazos electorales sistemáticos de las anteriores legislaturas para controlar el Gobierno regional en función de intereses partidistas», apuntó el representante de Podemos en la provincia.
Desde Vox se prefirió no realizar declaraciones sobre el análisis realizado por La Tribuna a tenor del censo de 2018.