scorecardresearch

Los ingresos por COVID se duplican desde la Semana Santa

R. Ch.
-

Las cifras de pacientes afectados por coronavirus en cama convencional llega a 74 y la incidencia alcanza su dato más elevado desde el 28 de marzo

Los ingresos por COVID se duplican desde la Semana Santa - Foto: Rueda Villaverde

La gripalización del virus, el efecto Semana Santa, que empezó hace dos semanas, y el fin del uso obligatorio de las mascarillas se empiezan a ver en la presión hospitalaria de ingresos por coronavirus, que repunta con fuerza en la recta final del mes de abril. Según los datos del Ministerio de Sanidad, a fecha de este pasado domingo, el número de pacientes con coronavirus atendidos en cama convencional en la provincia alcanzaba ya los 76, el mayor dato de hospitalizaciones en planta en dos meses y medio, según la serie histórica que actualiza, día a día, el Ministerio que depende de Carolina Darias. La evolución de las últimas jornadas sigue siendo al alza en los centros de la provincia, especialmente tras la celebración de la Semana Santa. El Domingo de Ramos, el 10 de abril, Sanidad registraba 32 pacientes en cama convencional. Ayer eran más del doble. 

Esos datos de presión hospitalaria dejan 117 nuevos ingresos desde el 10 de abril, periodo en el que se han contabilizado 90 altas. Aún no se reflejan los casos más graves, los que acaban en la UCI. Allí se mantiene la estabilidad, con apenas dos personas atendidas en toda la provincia por culpa del SARS-CoV-2, que sigue aumentado su propagación. El propio Ministerio es el que pone cifras a ese aumento de positivos. La pasada semana fue la primera en la que se registraron más de 2.000 casos por primera vez en abril, con una incidencia que supera la barrera de los 400 casos por 100.000 habitantes. Desde el 28 de marzo no se daba esa incidencia en Ciudad Real, provincia que el último informe del Ministerio de Sanidad vuelve a situar en riesgo alto, al tener más del 5 por ciento de las camas hospitalarias ocupadas por pacientes COVID, ya que el resto de indicadores que tiene en cuenta el Gobierno de España se sitúan entre el riesgo medio o el bajo.