Los «desgarros» revelan una «brutal violación"

Pilar Muñoz
-

La fiscal defiende que la joven «no consintió» y afirma que las lesiones en la zona vaginal y anal tumban el testimonio exculpatorio del procesado por unos hechos de «extrema gravedad

El juicio se ha celebrado a puerta cerrada por la gravedad de los hechos - Foto: Rueda Villaverde

La víctima presentaba «lesiones desgarradoras y brutales» en la zona vaginal y anal que revelan que sufrió una agresión sexual de «extrema gravedad» y tumban el testimonio exculpatorio del procesado, que hasta el final del juicio celebrado en la Audiencia de Ciudad Real ha mantenido que fueron relaciones sexuales consentidas. La fiscal Gema Romero ha defendido en su alegato que la joven «no consintió ningún tipo de sexo» como ha argüido el acusado, un joven de origen colombiano que responde a las iniciales C. A. J. S. y que se enfrenta a una condena de hasta 15 años de cárcel, la máxima pena por agresión sexual con penetración.
Los hechos enjuiciados ocurrieron en septiembre de 2017 en una vivienda de Valdepeñas, donde la joven fue víctima de una brutal violación con la circunstancia agravante de trato vejatorio y degradante. Así lo considera acreditado la fiscal en base a la prueba practicada en el plenario a lo largo de tres largas y tensas sesiones. Gema Romero entiende que hay «prueba de cargo suficiente» para enervar la presunción de inocencia del procesado, aparte de los informes de los médicos forenses y del equipo psicosocial del Instituto de Medicina Legal (psicóloga y trabajadora social). La declaración de la joven, que tenía 26 años cuando sucedieron los hechos, «ha sido rotunda en lo esencial», como también excelente la exposición de los médicos forenses durante una larga hora por las preguntas del abogado del acusado.
El letrado Francisco Javier Martínez, que ejerce la acusación particular en representación de la víctima, también cree probado el delito de agresión sexual con penetración. Por las lesiones que presentaba la víctima y otros hechos, el letrado ha mantenido hasta el final que el acusado pudo introducir algún objeto en el cuerpo de la joven, extremo éste que no se ha podido determinar.
El juicio se ha celebrado a puerta cerrada pese a que el acusado y la víctima son mayores de edad por la gravedad de los hechos, ha explicado la fiscal al término de la vista tras destacar la valentía de la víctima. «Ha sido valiente, no ha querido utilizar el biombo para evitar la confrontación con el acusado».
Conoció al acusado en un salón de juegos de Valdepeñas, luego fueron a su casa, consumieron alcohol y drogas, «no lo ha negado». Luego el acusado intentó tener relaciones sexuales con ella y ante su negativa la violó con «gran agresividad», ha concluido la fiscal.