10 días de homenaje y luto: En Memoria por Manuel Carrasco

Patricia Vera
-

Ciclista fundador del MTB Gigantes y concejal de Campo de Criptana

10 días de homenaje y luto por los 1.094 muertos

Generoso. Es la palabra que repite todo aquel que habla de Manuel Carrasco, cuya bicicleta dejó de rodar el 15 de abril. No solo le recuerdan con cariño en Campo de Criptana sino que allá donde pisaba dejaba su huella.
Para su hermano, José Andrés, era «un amigo íntimo». Desde que una lesión de rodilla les unió y se subieron a la bicicleta no dejaron de pedalear juntos. Se habían iniciado en 2003 con un Camino de Santiago sobre dos ruedas para, en 2005, fundar el MTB Gigantes. ‘Salir juntos y llegar juntos’ y ‘salir, llegar y disfrutar por el camino’ eran sus lemas. Lo cumplían en sus carreras, nacionales e internacionales. El compañerismo se daba la mano con la generosidad, porque Manuel Carrasco tenía muy presente su potencial para visibilizar la labor de las asociaciones, sobre todo locales, a las que destinaban la recaudación de su ya mítica carrera nocturna.
También pedaleó a su lado su compañero Felipe, que le había sustituido en el cargo de presidente del club mientras Carrasco era concejal. «Un tío campechano, deportista, que hablaba con la gente y entablaba relaciones donde iba, muy querido», le define. Tenía una forma física envidiable: «Su hermano y él hicieron el año pasado las cuatro carreras a pie que organiza La Legión, no me puedo creer todavía que le haya tocado a él, no me lo explico, con lo fuerte que era...»
Su vocación de ayudar a la gente le llevó al terreno político, con seis años como edil en el Ayuntamiento de Campo de Criptana, responsable de Deportes, Obras, Urbanismo, Promoción Económica y Comercio. «Era polivalente», comenta Antonio Lucas-Torres, exalcalde, que forjó amistad con él en el trabajo. «Empezamos en 2014 hasta casi el día de su muerte, lo nombré primer teniente de alcalde porque era una hombre muy competitivo pero los valores del deporte lo llevaba a todo lo demás», explica Lucas-Torres. No puede evitar sonreír cuando habla de él: «Discutíamos mucho porque los dos teníamos mucho carácter, parecíamos un matrimonio...», bromea. Otro aspecto que destaca de él es su humildad. «Por turismo, en Criptana recibíamos muchas personalidades y él le hablaba igual a un embajador que a un vecino que le pedía ayuda porque se le había atascado una alcantarilla», recuerda, «lo cual era un problema porque siempre estaba pegado al teléfono ayudando a la gente a resolver sus problemas».
Lucas-Torres estuvo escribiéndose wasaps con él hasta que entró en la UCI. «Se quedó varios días en casa por no molestar hasta que su hija le llevó al hospital», comenta, «tenía momentos mejores y peores pero era consciente de la gravedad». Un poco antes que Manuel enfermó su hermano, que estuvo más de treinta días aislado en casa. «La primera vez que salí fue para enterrar a mi hermano», cuenta con tristeza José Andrés.
La veintena de ‘gigantes’ planea organizar una carrera en su honor, aunque aún no saben cuándo ni cómo. José Andrés tiene claro qué hacer en memoria de su hermano: «Teníamos planificadas todas las carreras de 2020 y 2021, algunas se han paralizado pero cuando pase todo esto voy a retomarlo».