El Vestas Alarcos se reivindica

La Tribuna
-

25
Vestas Alarcos
21
Villa de Aranda
Finalizado
El conjunto ciudadrealeño tumba con una magnífica labor defensiva al Villa de Aranda

Jota Serrano, en plena acción defensiva. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Vestas Alarcos se reivindicó como uno de los candidatos a luchar por el ascenso a la Liga Asobal con un gran triunfo frente al Villa de Aranda, segundo clasificado. El debut de Javier Laguna al frente del banquillo ciudadrealeño en el Quijote Arena, en el último partido del año 2019 en el coliseo manchego, fue brillante, con un trabajo forjado desde la defensa y la portería, anulando el tremendo potencial de los burgaleses. 
Javi de la Cruz, en portería, echó el cerrojo haciendo buena la labor de sus compañeros atrás, mientras en ataque los extremos Brian Negrete y Manu Díaz fueron una pesadilla para la defensa amarilla.
En la primera mitad, el conjunto ciudadrealeño brilló atrás, con una defensa muy sólida y un Javi de la Cruz sensacional. De hecho, las defensas se imponían a los ataques, lo que no debió gustar mucho al técnico visitante, Alberto Suárez, que a pesar de ir ganando (3-4, m. 9) solicitó su primer tiempo muerto.
Los errores en los lanzamientos marcaron esta primera fase del choque y cuando el Vestas Alarcos se puso por delante (5-4, m. 14), Suárez decidió agotar su segundo tiempo muerto.
Desde una buena defensa, el conjunto local intentaba correr, pero una doble exclusión a Eloy Krook y Héctor González impidió que los manchegos abriesen brecha. A pesar de todo,  los locales lograron marcharse al intermedio con renta mínima (12-11).
Tras la reanudación, el choque se mantuvo equilibrado hasta el 17-17 (m. 43). Entonces, un parcial de 6-1 para los locales terminó desequilibrando el duelo.
La defensa manchega se imponía al ataque de un Villa de Aranda que no encontraba soluciones ni fórmulas para superar el entramado de los locales.
Sin embargo, los castellanos no habían dicho su última palabra y llegaron a colocarse a dos goles (23-21, m. 53), pero entonces el Vestas Alarcos también exhibió su madurez. Era un choque clave y las ganas de sacarlo adelante pudieron con una hipotética ansiedad que atenazara a los jugadores de Javier Laguna.
Dos tantos de Brian Negrete rubricaron la victoria de un Vestas Alarcos que vuelve a sonreír tras unas semanas realmente complicadas.
En la próxima jornada, última ya del año 2019, la escuadra alarquista visitará la pista del Torrelavega, otro de los rivales directos en esa lucha por el ascenso a la máxima categoría.