scorecardresearch

El Gobierno deja solo a Garzón

Agencias
-

Moncloa desautoriza al titular de Consumo y afirma que sus palabras cuestionando la calidad de la carne son «a título personal», aunque él defiende que fueron como ministro del Ejecutivo

El líder de IU señala que la información es incompleta y forma parte de un bulo. - Foto: Alejandro MartÁ­nez Vélez Europ

Las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, al diario británico The Guardian cuestionando  la calidad de parte de la carne que exporta España a más de 130 países ha puesto en armas a todo el sector, a los empresarios, a los sindicatos agrarios, a la oposición e, incluso, a varios presidentes autonómicos del PSOE. A esas críticas se unió ayer tímidamente el Gobierno, que desautorizó las palabras del político asegurando que  son «a título personal», aunque evitó exigirle una rectificación u obligarle a dimitir.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, evitó apoyar a Garzón y afirmó que «hablaba a título personal» al decir que es peor la carne de las macrogranjas que la de la ganadería extensiva y que se maltrata a los animales en España. 

Rodríguez destaco que son opiniones «a título personal» y no del Gobierno y no se pronunció a la pregunta de si debe dimitir o no o rectificar sus palabras.

En este contexto, cinco presidentes autonómicos, tres de ellos del PSOE, y dos ministras, criticaron a Garzón. Uno de los que más enérgicos se mostró fue el presidente del Gobierno de Aragón, Javier lambán, que consideró que Garzón «no puede seguir en el cargo». Por su parte, el dirigente de Castilla-La Mancha, García-Page, pidió a Garzón que rectifique y señaló que «no se puede hacer propaganda negativa de un sector tan importante». 

La tensión llevó al PP a exigir a Sánchez el cese «inmediato» de Garzón  y a instar al ministro de Agricultura, Luis Planas, a que defienda al sector agrario. A la vez, el partido pedirá las comparecencias de ambos ministros en el Congreso. Por su parte, los sindicatos Coag y Asaja denunciaron que «el titular de Consumo incurrió en una grave irresponsabilidad» y debe dimitir. 

También la CEOE exigió terminar con estos «ataques» a un sector con más de  933.000 explotaciones.

 

Réplica

Tras las múltiples críticas, el propio ministro Garzón salió al paso y se defendió asegurando que las declaraciones están sesgadas y que «por motivos de espacio» el periodista tuvo que excluir información de su entrevista. Además, insistió en que todo forma parte de un «bulo» impulsado por el «lobby de ciertas grandes empresas que promueven macrogranjas contaminantes».

Además, y en contestación al Gobierno, sostuvo a última hora que sus declaraciones fueron como ministro de Consumo, si bien, normalizó que haya diferencias en el Ejecutivo de coalición.

En este sentido, subrayó que al estar compartiendo el poder «puede haber diferencias». «Tenemos un acuerdo programático para la legislatura, pero eso no significa que haya homogeneidad. Tenemos nuestras diferencias», insistió.

Al respecto, recordó que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, salió a defender «lo que es de cajón» y que «será más de cajón el año que viene» ya que, asegura, esta discusión «no tendría lugar, al menos de esta forma, en otros países». Se refería, Garzón a las palabras que pronunció Díaz horas antes señalando que «España debe seguir apostando por la ganadería en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y denunciar prácticas que agravan la crisis climática».