scorecardresearch

«El Club Rotario mantuvo su compromiso social en pandemia»

Diego Farto
-

El Club Rotario es una institución reconocida en el ámbito internacional, formado por una red de socios que se extiende por todo el mundo, pero no siempre se es consciente de su presencia a escala local

«El Club Rotario mantuvo su compromiso social en pandemia» - Foto: Tomás Fernández de Moya

En Ciudad Real existe uno de estos clubes, que el pasado mes de junio pasó a estar presidido por el empresario José Luis Ruiz Heras, que explica el funcionamiento de la sociedad y sus metas.

Este verano se convirtió en presidente del Club Rotario. ¿Qué objetivos tiene?

Como es un mandato de un año y rotamos todos por el puesto, nuestro objetivo es que sea muy dinámico y que en el año que nos toca nuestro turno que estemos muy activos y darle vida al club. Intentamos mejorar un poco la sociedad en la que estamos. El Rotario empezó con Paul Harris a principios del siglo XX en Chicago (EEUU), y luego se fue expandiendo. Ahora mismo hay rotarios en todo el mundo. Lo fundamental es que hacemos una labor social destacada. Cada año hacemos una aportación a la asociación Rotary Internacional. Ese dinero se destina a fines humanitarios. Por ejemplo, los medicamentos que acabaron con la polio en el mundo o a cualquier catástrofe natural, como las que ahora pasan con el cambio climático. A Rotary España también destinamos una cantidad. A nivel provincial, desde el club, aportamos nuestro granito de arena, por ejemplo, damos ayudas a las Hermanas de la Cruz, ahora estamos haciendo una campaña con la Asociación de Carne de Caza, con una donación conjunta a unas monjas de Campo de Criptana, que se dedican a ayudar a mayores sin recursos. Por otro lado, tratamos de darle visibilidad al club. A nuestras reuniones vienen invitados de relevancia con el fin de establecer debates y lanzar un poco de opinión. Hace poco estuvo con nosotros el presidente regional del PP, Paco Núñez; también estuvieron los directores de COPE, regional y provincial. De momento, ya que paramos en agosto, no nos dio tiempo a mucho más. Estamos en año electoral y la idea es traer a responsables políticos, también queremos traer a voces relevantes del ámbito empresarial y la sociedad civil.

¿El Club Rotario está vinculado a una determinada línea cultural?

Tenemos socios de todas las ideologías, que es lo interesante. No todo el mundo piensa lo mismo, si no, no tendría mucho sentido. El club está muy abierto a todo el mundo. Eso sí, hay una serie de obligaciones, porque hay unas cuotas, hay que tener un compromiso de asistencia... Al mismo tiempo vamos intentando dar entrada a nuevos socios. Ahora mismo estamos 18 y nos gustaría acabar el año por encima de los 20.

Puesto que tienen ese objetivo de ampliar la participación, ¿a quiénes buscan como socios del club?

El socio ideal del club son personas de reconocido prestigio en el ámbito profesional y social de Ciudad Real. Eso es un abanico amplio en el que caben casi todos, pero no es fácil tampoco encontrar a gente que quiera comprometerse: implica un mínimo de asistencia, de aportación económica y que tratemos de aportar nuestro granito de arena, nuestras ideas, de forma que, al final, participemos todos.

Siendo una organización con presencia en todo el mundo, ¿cómo es la comunicación entre los distintos clubes rotarios?

Existe una matriz a nivel nacional y estamos repartidos entre distintos rotarios. Albacete tiene varios clubes, también lo hay en Toledo. Se nos da mucha independencia para hacer nuestros actos y nadie pide explicaciones. Luego el Club Rotary Internacional hace un congreso importante porque hay países en los que tiene gran notoriedad, en España quizá no tanto y nuestros objetivos son más modestos.
Puesto que plantean debates y reflexiones, ¿cómo hacen llegar esos planteamientos a la sociedad?
Tal vez sea la asignatura pendiente que tenemos. Creo que no hemos sabido dar a conocer lo que realmente implica el Club Rotario. A lo mejor da la sensación de que es un grupo muy cerrado, que nos dedicamos a nuestra historia. A mí, lo que me gustaría, al menos durante este año en que voy a ser presidente, es cambiar un poco la imagen que se tiene del club, poder explicar a la sociedad el trabajo al que nos dedicamos y que somos un grupo de personas que debatimos sobre lo que pasa a nivel internacional.
Comentaba antes que quieren conseguir nuevos socios, ¿cuál será la estrategia de búsqueda?
Tenemos una serie de candidatos a los que se les plantea la posibilidad de venir a una reunión para que vean si les gusta y si les gusta, normalmente se les propone asociarse y acaban comprometiéndose. Este año nos gustaría hacer por lo menos un par de desayunos solidarios, con gente que tenga un cierto cartel para poder llenar los foros, conseguir muchos invitados y ya de paso una aportación para nuestra obra social. 
Hace años había pocas mujeres en el Club Rotario, ¿eso ha cambiado?
Eso ha sido así durante mucho tiempo, pero ya hace años. Creo que las últimas cinco incorporaciones han sido todas mujeres, además la presidenta anterior a mí fue Mercedes Barato. Cogió la pandemia y fue un año en el que no podíamos reunirnos ni hacer ninguna actividad. Pero en el lado social estuvimos muy activos, porque hicimos una donación al hospital para conseguir medios para los médicos, para prestarle nuestro apoyo. Aun así, fue un año un poco extraño y decidimos mantener durante dos años el mandato de Mercedes. Tenemos unas cuantas mujeres y además empujando muy fuerte.
El Club Rotario tiene un interés por la formación, ¿cómo se plasma?
Efectivamente. Desde hace unos años no se ha podido hacer, pero se convocan periódicamente unos premios a la excelencia educativa. Dentro de nuestras posibilidades, se da una beca a los mejores expedientes académicos de la provincia. Estamos intentando relanzarlo. También están los premios a la excelencia profesional, los hemos convocado durante bastantes años, el último antes de la pandemia y se lo entregamos al juez Llarena.