En defensa de la afición

Eduardo Gómez
-

El Manzanares presentará hoy ante el Comité de Apelación su recurso contra la sanción de 1.000 euros por supuestos insultos racistas

Aficionados del Manzanares, durante un partido del play off de ascenso a Primera de la pasada temporada. - Foto: Rueda Villaverde

Manuel del Salto, presidente del Manzanares Fútbol Sala, confirmó que este viernes el club presentará un recurso ante el Comité de Apelación acerca de la sanción con la que ha sido castigado el equipo manchego por los presuntos insultos racistas en el encuentro ante el Unión África Ceutí. 
Los colegiados del encuentro recogieron este hecho en el acta y detuvieron dos veces el partido por este motivo, incluso amenazando con su suspensión si los aficionados que presuntamente proferían esos insultos no cesaban en su actitud. El choque concluyó con normalidad, pero pasados los días el Manzanares recibió la notificación de una sanción de 1.000 euros por estos sucesos.
Un castigo que molestó a todos los integrantes de la entidad, que durante esta semana han preparado el recurso ante el Comité de Apelación, que será presentado hoy y que se basará en las imágenes de televisión.
«Vamos a defender el buen nombre de nuestra afición», anunció ayer el presidente de la entidad, Manuel del Salto, que quiso dejar claro que «nuestra afición siempre ha sido muy respetuosa, como  reconocen los equipos que nos visitan. Éste es un tema que nos preocupa mucho y no tiene sentido que nos acusen de racistas, cuando en nuestra propia plantilla está el guineano Keny o la pasada campaña estaba el marroquí Hicham».
«Vamos a intentar demostrar que lo que dice el acta no fue así», recalcó Del Salto, también molesto por la sanción de dos partidos que ha recibido el preparador físico del equipo, Diego Santos, y una sanción económica por su expulsión en el choque ante el Colo Colo Zaragoza por reclamar una cartulina amarilla. Del Salto recuerda que en el choque del Burela de Primera División se recogen insultos de Matamoros a un colegiado y no se le ha castigado, «por lo que vemos que son decisiones que no tienen ninguna lógica y que obedecen a una vara de medir distinta que no entendemos».