scorecardresearch

"La prestación de asistencia jurídica gratuita es clave"

A. Criado
-

El Colegio de Abogados de Ciudad Real está trabajando en la creación de un turno de violencia sexual, que incluiría la asistencia a víctimas de trata de seres humanos

Ana María Adán - Foto: Rueda Villaverde

¿Qué papel juega la abogacía en la lucha contra la violencia de género?

Debe informar, acompañar, asistir, asesorar a la víctima, a fin de que se vean salvaguardados tanto sus intereses como los de sus hijos e hijas. La prestación de asistencia jurídica gratuita a través del Turno de Oficio de Violencia de Género es una herramienta clave, puesto que tal beneficio está garantizado para todas ellas, con independencia de sus recursos económicos. Desde el Colegio de Abogados de Ciudad Real se está trabajando en la creación de un turno de violencia sexual, que incluiría la asistencia a víctimas de Trata de Seres Humanos; y  también hemos solicitado formar parte de la Mesa 'Ciudad Real, Trata Cero' pues la Abogacía ni quiere ni puede quedar fuera de esta lucha.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones de la abogacía de oficio, en esta materia?

Es evidente la necesidad de dotar más medios económicos a la Abogacía de Oficio. El Colegio de Abogados de Ciudad Real cuenta con un Servicio de Guardia de 24 horas para Víctimas de Violencia de Género. Es  provincial y está integrado por cuatro letrados al día, lo que resulta demoledor, pues, por ejemplo, se debe atender en el mismo día los partidos judiciales  de Ciudad Real, Almagro y Daimiel, con los problemas de desplazamientos que ello supone y los retrasos en los Juzgados (no así un detenido que cuenta en un día,  y  para el partido judicial de Ciudad Real, con dos letrados del turno de asistencia al detenido y uno del turno de juicios rápidos), siendo sus retribuciones  irrisorias.

Hay colectivos especialmente vulnerables, como son las mujeres con discapacidad y las que viven en el ámbito rural. ¿Qué medidas se deberían adoptar?

Frente a la violencia es necesario la educación desde la infancia y el empoderamiento de las mujeres. En las zonas rurales la situación es más dramática porque las víctimas están más aisladas, carecen de independencia económica, no se atreven a denunciar  o les da vergüenza y normalizan el maltrato. Con respecto a las víctimas con algún tipo de discapacidad,  tienden a confundir actos violentos con formas legítimas de relación, padecen una alarmante carencia de red social, y no se las dota de credibilidad en sus testimonios Precisamente, se cumplen ahora 12 años de la muerte de Yolanda Navarro Navas. La noche del 27 de noviembre puso una denuncia por violencia de género. Su marido la amenazó con matarla y se fue al cuartel de la Guardia Civil. Allí la conocí. Ante el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia, Yolanda se presentó con sus dos hijos pequeños. Ratificó su declaración. Se argumentó que su discapacidad le restaba credibilidad y se le denegó la orden de protección. Y con las mismas, lloviendo y con un frío horrible, llevé a Yolanda de vuelta a su pueblo (ya no había autobús). Tres semanas después fue asesinada. Hizo el número 71 de aquel 2010. Pero Yolanda no es solo un número. Mujer rural y con discapacidad, con tan solo 24 años, era una de las mujeres más fuertes y valientes que he conocido.

¿Qué opinión le merece la polémica surgida en torno a la Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual?

Solo decir que las abogadas y abogados ejercitamos el derecho a la defensa, conforme a nuestra obligación deontológica. No solo somos 'abogados de violadores', también defendemos a las víctimas. Las leyes solo son responsabilidad de las personas que las hacen y las aprueban.