scorecardresearch

Villarino, un 'rejuvenecimiento' a los 51

SPC
-

La central eléctrica salmantina estrena dos de sus tres válvulas de baja presión

Los trabajos de desmontaje y rehabilitación se desarrollaron en 2021.

Iberdrola ha llevado a cabo la rehabilitación, por primera vez en su Historia, de dos de las tres válvulas de baja presión de la central hidroeléctrica salmantina de Villarino de los Aires. Se trata de una instalación reversible, capaz de generar energía turbinando agua en un sentido y bombeándola en sentido contrario en función de la necesidad del sistema eléctrico. Su presa está construida en el cauce del río Tormes, en el municipio de Almendra, mientras que la central está sobre el cauce del río Duero, en la localidad de Villarino de los Aires.

Las labores de ingeniería, trabajos previos y construcción de nuevas piezas comenzaron en 2020 y los trabajos de desmontaje, rehabilitación y montaje se desarrollaron en un ajustado programa de 18 semanas, entre marzo y julio de 2021, a pesar de la complejidad de los trabajos y de la crisis sanitaria.

Las válvulas, de cinco metros de diámetro y un peso  de 81 toneladas, se encuentran en dos cavernas a 100 metros bajo la superficie.

Los trabajos de desmontaje y rehabilitación se desarrollaron en 2021.Los trabajos de desmontaje y rehabilitación se desarrollaron en 2021.La rehabilitación ha incluido la sustitución y mejora de piezas de accionamiento, así como el tratamiento anticorrosivo de las propias válvulas. Algunas de estas piezas han sido rediseñadas para una mejora de futuros trabajos en las propias válvulas.

Durante estos trabajos, Iberdrola también inspeccionó las tuberías forzadas de llegada a los grupos generadores de la central y aplicó el tratamiento anticorrosivo. Además, se aprovechó para realizar trabajos como la sustitución del centro de control de motores de refrigeración de la central. Estos trabajos contaron con un importante componente local, tanto de proveedores industriales como por la involucración de 350 trabajadores.

Villarino cuenta con seis grupos reversibles con un total de 810 MW de potencia, cuatro de ellos puestos en servicio en el año 1970 y los dos restantes en 1975, registrando una producción anual media cercana a los 1.200 GWh. Las seis turbinas de esta central hidroeléctrica permiten mover hasta 232.000 litros cada segundo.

Su presa de bóveda, la más alta de España, posee una altura de 202 metros y su embalse cuenta con más de 2500 hm3 de capacidad. Su construcción, hace medio siglo, después representó un hito en la ingeniería civil.

El diseño se desarrolló en una compleja obra subterránea sin precedentes. El agua del embalse de Almendra viaja hasta la central por una galería excavada en la roca de 15 kilómetros de largo y 7,5 metros de diámetro a 100 metros de profundidad. Al final de su trayecto, la galería se bifurca en tres de cinco metros de diámetro cada una y cada una de éstas, a su vez, en dos de dos metros. Cada extremo alimenta a un grupo de turbina-alternador instalado en la central de los seis existentes. La red de tuberías termina desaguando en el embalse de Aldeadávila.

Junto a las otras dos centrales salmantinas de Saucelle y Aldeadávila suman una producción media anual cercana a los 5.000 GWh, lo que supone más del 40 por ciento de la producción de energía hidroeléctrica de Castilla y León, y más del 15 por ciento del cómputo nacional.

Todo un hito

La construcción de los Saltos del Duero se inició prácticamente con el nacimiento del siglo XX, con la estela de la euforia despertada por los descubrimientos técnicos en el transporte de la electricidad. Fue entonces cuando muchos industriales españoles se lanzaron a recorrer las vertientes de los ríos ibéricos.

Fueron viajes sorprendentes, ya que las zonas más ricas en el aprovechamiento del agua para la generación eléctrica se encontraban en lugares complicados y muy alejados de las poblaciones.

El caudaloso río Duero, a pesar de ser vehículo de transporte durante largas épocas, ocultaba en su tramo inferior un tesoro inimaginable en forma de energía.

Fue el ingeniero José Orbegozo quien se dio cuenta de las enormes posibilidades del tramo internacional y de la magnitud del proyecto, lo que exigía un tratamiento global del mismo, acorde con la importancia del aprovechamiento. Con el objetivo de desarrollar todas las concesiones bajo una única dirección, se creó la Sociedad Hispanoportuguesa de Transportes Eléctricos que, en 1928, pasó a denominarse Saltos del Duero, germen de la actual Iberdrola.

El proyecto consistía en construir saltos poderosos que aprovecharan la fantástica caída del agua y crear grandes embalses en los ríos Esla y Tormes. Estos embalses regularían el caudal y garantizarían la producción de las centrales que se instalan en aguas abajo, bien en el tramo nacional o internacional del Duero, que, en la misma frontera entre España y Portugal y a lo largo de 160 kilómetros de curso, ofrecía un desnivel de 400 metros.

Con el aprovechamiento de los saltos del Duero se inició la construcción de los grandes embalses reguladores, con centrales a pie de presa, que hasta ese momento no habían sido construidos ni en España ni en Europa. 

 

De los Saltos del Duero al liderazgo global

El compromiso de Iberdrola con Castilla y León se enmarca en la profunda vinculación de la compañía con esta tierra, en la que nació hace más de 115 años y desde la que viene impulsando la transición energética hacia energías renovables, limpias y competitivas que promueven el desarrollo de una sociedad sostenible y responsable con el entorno medioambiental y socioeconómico.

La apuesta por las energías limpias comenzó con la promoción de los Saltos del Duero y este compromiso, más de un siglo después, se ha materializado convirtiéndose en un líder energético global, el primer productor eólico y una de las mayores compañías eléctricas por capitalización bursátil del mundo.

En Castilla y León, Iberdrola es líder en el desarrollo de estas energías, con la gestión de más de 5.200 MW renovables -3.500 MW hidroeléctricos- que consolida la región como la que tiene más megavatios verdes instalados por la compañía en España.

 

Puedes ver cómo Iberdrola ha rehabilitado las dos válvulas de la central hidroeléctrica de Villarino de los Aires en este vídeo.