El abuso de las nuevas tecnologías en 'Aulas de familia'

La Tribuna
-

'Aulas de familia' concluye en Manzanares con una ponencia sobre el uso y abuso de las nuevas tecnologías y las redes sociales por parte de los menores

El abuso de las nuevas tecnologías en 'Aulas de familia'

‘Aulas de familia’ es un espacio de reflexión, comunicación, intercambio y participación que a través de la Dirección General de Infancia y Familia del Gobierno regional, en colaboración con el Ayuntamiento de Manzanares, se desarrolló durante el mes de noviembre en la localidad. Prado Zúñiga, concejala de Servicios Sociales, asistió a la última de las sesiones para comprobar con las familias el resultado de la experiencia. La edil manzanareña destacó que el programa «se ha pensado para dar esos mecanismos de apoyo a los progenitores ayudándoles en la crianza y educación de sus hijos e hijas». De este modo, «les permite aumentar las capacidades y competencias parentales para que tengan una visión de la crianza y la familia satisfactoria y optimista». Aprender a gestionar conflictos o a asumir los cambios evolutivos de los menores son algunos de los objetivos de esta iniciativa, «el más disruptivo es el de la infancia a la adolescencia», y entre ellos se encuentran los temas de la comunicación con adolescentes, el uso y abuso de las nuevas tecnologías, la detección y prevención del consumo de drogas y el cuidado de la autoimagen y las relaciones sociales, todos ellos abordados durante las cuatro jornadas de charlas llevadas a cabo en los centros sociales municipales. Eduardo Herrera fue el responsable de la última sesión, que versó sobre el cuidado de la autoimagen y las relaciones sociales en la adolescencia. Además, abordó el problema del uso y abuso de las nuevas tecnologías y el juego online en la segunda de las sesiones. Para el ponente es importante que conozcan el uso de las tecnologías y que se actualicen para conocer su buen uso y los riesgos que conllevan, así como las redes sociales, especialmente con el objetivo de prevenir, «que estén ahí, supervisando dónde y cómo actúan sus hijos». Ante el auge de las mismas, los menores cada vez más jóvenes disponen de dispositivos móviles con acceso a internet, lo que hace que aumente el riesgo de un mal uso.