scorecardresearch

La cuarta dosis comienza en la Ciudad de Matrimonios Ancianos

Hilario L. Muñoz
-

Un total de 78 residentes, todos, salvo aquellas personas que han pasado recientemente el coronavirus, han recibido la llamada segunda dosis de refuerzo

Alfonso Alonso y Consuelo Núñez, residentes en la Ciudad de Matrimonios Ancianos y unidos en la vacunación. - Foto: Rueda Villaverde

635 días han pasado desde aquel 30 de diciembre en el que la vacuna contra el coronavirus llegara a la provincia de Ciudad Real, en concreto, a la Ciudad de Matrimonios Ancianos. Con ella se empezó a recuperar la normalidad. Este lunes, la cuarta dosis empezó a inocularse en el mismo espacio, aunque, en esta ocasión, la vacuna llega sin la urgencia de olas anteriores, y con la mirada puesta en seguir el protocolo que ha habido en cada una de las actuaciones sanitarias para frenar la pandemia, administrando las dosis con el criterio de mayor vulnerabilidad. Esto implica que primero serán los residentes de centros sociosanitarios, mayores de 80 años; después, quienes trabajan con ellos, los profesionales sanitarios y cuidadores; y, luego, otros centros sociosanitarios y mayores.

En total ayer se inocularon 78 vacunas frente al coronavirus, lo que equivale a todos los residentes de este centro sociosanitario, salvo tres personas. No recibieron la vacuna debido a que habían pasado recientemente la enfermedad y, por lo tanto, deberán esperar unas semanas para recibir la nueva dosis. «Estamos bien, estupendamente, no ha dolido nada y mejor es vacunarse que no vacunarse», explicó Consuelo Núñez, quien junto a su marido Alfonso Alonso, recibía ayer la cuarta dosis frente al COVID. «Yo siempre me vacuno», dijo Alonso, entre bromas sobre las agujas, como una muestra más de que los tiempos han cambiado y la reticencia inicial ha dejado paso a la necesidad actual. «Todo perfecto, ningún problema», señaló por su parte Manuela Barco.

El director de la residencia, Eusebio Martínez, recordó que la segunda dosis de refuerzo, como se llama esta cuarta dosis, da «continuidad» al proceso de vacunación iniciado hace casi dos años y otorga «más seguridad para evitar contagios e incidencias»entre los residentes. «Los mayores no sé si tienen conciencia de que es la definitiva, sino que lo ven como algo más que tienen que hacer en esta pandemia que nos ha tocado», dijo Martínez.

Manuela Barco, una de las residentes que ha recibido la cuarta dosis. Manuela Barco, una de las residentes que ha recibido la cuarta dosis. - Foto: Rueda VillaverdeLa situación en las residencias ha cambiado mucho desde marzo de 2020. «Llevamos dos meses bastante tranquilos», y eso permite asumir con más calma este momento. De hecho, los centros sociosanitarios tienen normalidad absoluta, con la salvedad del uso de la mascarilla por los trabajadores y los visitantes. «Hacemos salidas, actividades al aire libre y solo hay restricción en aquellas personas que tienen síntomas o es caso confirmado», pero en la Ciudad de Matrimonios Ancianos ahora mismo «no hay nadie en esa situación». Con todo, igual que se mira con incredulidad lo que se ha avanzado, si antes del confinamiento, en 2020, «nos hubieran dicho que en las puertas de 2023 íbamos a estar en esta situación, no nos lo habríamos creído».

Tras la Ciudad de Matrimonios Ancianos, estos días la vacunación de la cuarta dosis, la llamada segunda dosis de refuerzo, seguirá en otras residencias de la provincia de Ciudad Real, tanto públicas como privadas. Hay que tener en cuenta, según explicó el consejero en Marchamalo (Guadalajara), donde se ha celebrado en acto oficial de esta segunda dosis de refuerzo, que la población mayor de 80 años es uno de los grupos etarios con mayor respuesta al proceso de vacunación. «Todo lo bueno que nos ha pasado durante la pandemia ha venido de la mano del consenso, igual que la vacuna se consiguió en tiempo récord de la mano del consenso científico», destacó Jesús Fernández Sanz, quien aseguró que «hoy damos otro paso más para ayudar a las personas que más han sufrido y que han construido este país y es lo mejor que nos ha pasado, poder salvar a tanta gente», indicó Fernández.