scorecardresearch

El sector de la caza espera superar las 11.000 licencias

Manuela Lillo
-

Las asociaciones cinegéticas confían en volver a los niveles previos a la pandemia por el fin de las restricciones sanitarias y la gratuidad de las licencias de la Junta

Un cazador apunta a una especie cinegética durante una de las pasadas temporadas de caza. - Foto: Pablo Lorente

Ciudad Real tiene esta semana su cita de referencia con el sector de la caza con la celebración, desde mañana, de la nueva edición de Fercatur, esta vez sí, ya sin restricciones. El sector se encuentra a las puertas de una nueva temporada que arrancará el próximo 8 de octubre y en el que aspira a alcanzar, incluso a superar, las 11.000 licencias de caza que se expidieron en la provincia en los dos últimos ejercicios, marcados por la pandemia.

«No habrá un descenso del número de licencias, todo lo contrario», afirmó a este diario el presidente de la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente (Aproca), Luis Fernando Villanueva, quien comentó que si bien actualmente hay 6.025 licencias concedidas en la provincia desde el pasado 1 de enero, hay «un porcentaje muy alto que la pide unos días antes del inicio de la temporada o de cara al primer día que va a cazar», teniendo en cuenta, además, que la temporada general estará abierta hasta el 8 de febrero de 2023.

De hecho, la previsión con la que trabaja la Consejería de Desarrollo Sostenible es también la de que aumente significativamente el número de licencias en los próximos meses, teniendo en cuenta la gratuidad que anunció el presidente regional, Emiliano García-Page, y que entró en vigor el pasado mes de febrero para las licencias que se expidan con carácter anual. Esta circunstancia puede dar un empujón al número de licencias de la provincia, que experimentó un bajón debido a la pandemia, ya que pasó de las algo más de 14.000 de 2019 a las 11.500 de los años 2020 y 2021, cuando el sector estuvo muy condicionado por las restricciones a la movilidad derivadas del COVID-19. El apoyo de la Junta a la caza va más allá, ya que ha anunciado la creación del Museo de la Caza, respaldado la presentación de la guía básica de la caza o anunciado que recurrirá la ley de Bienestar Animal.

«Este año se va a cazar más, va a haber más monterías», afirmó Ángela Ormeño, presidenta de la Asociación de Titulares de Cotos, Cazadores y Actividades Afines al sector Cinegético (Atica) de Castilla-La Mancha, quien considera que las licencias de caza se van a equiparar con la media de las que había antes de la pandemia, en torno a las 14.000, dado que el coronavirus lastró las cifras en los últimos ejercicios y este 2022 será el primero sin ningún tipo de restricción derivada de la crisis sanitaria. «Hay ganas de cazar y de que todo vuelva a la normalidad», agregó.

Para el sector, la gratuidad de las licencias es una medida que viene a apoyar a un sector que ha venido sufriendo sucesivos ataques en los últimos años. «Es una buena medida siempre y cuando no nos pongan impedimentos para ejercer la caza por otro lado, por las leyes restrictivas que hacen», comentó en referencia a la Ley de Bienestar Animal.

Para el responsable de Aproca, la gratuidad también tiene una «doble lectura: es una medida positiva porque se puede poner en valor la importancia de la caza en la región, pero quizás se hubiera preferido que se impulsara la licencia interautonómica». En este sentido, Villanueva recordó que es una «demanda de hace muchos años» y que implicaría que si bien ahora el colectivo abona unos 41 euros por una licencia anual de ámbito regional, pasaría a pagar 70, pero «podría cazar en toda España». De momento, recordó el responsable de Aproca, esa licencia interautonómica sólo está en marcha en siete regiones, entre las que no está incluida Castilla-La Mancha.

En cualquier caso, si bien la previsión es que las licencias de caza superen las 11.000 en esta temporada, lo que se evidencia es un descenso en relación con las que había años atrás, ya que en 2016 se cifraban en 18.530 y en 2017 se situaron en 15.803.

Esta tendencia también se pone de relieve en los datos relativos a la región, donde las licencias se cifraban en 119.619 en el año 2016 y en 2021 (último ejercicio cerrado), eran 108.344. Los datos de la Consejería de Desarrollo Sostenible reflejan que Toledo es la provincia donde se expiden más licencias, 73.760, al encontrarse allí la sede de los servicios de tramitación, seguida de Ciudad Real, con 11.426, de Albacete, con 8.810; Cuenca, con 7.481 y Guadalajara, con 4.835. Aparte, la Junta contabiliza licencias expedidas en oficinas de bancos de otras regiones, unas 2.000 el año pasado.