scorecardresearch

Europa alerta del ritmo de envejecimiento de la provincia

R. Ch. / H. L. M.
-

Eurostat avanza que en 2050 habrá más de 80 mayores de 65 años por cada 100 ciudadrealeños de entre 20 y 64. La edad media de los habitantes de la provincia escalará entonces a 55 años:en 1977 era de 33

Europa alerta del ritmo de envejecimiento de la provincia

El envejecimiento de la población española, y con él, el de la ciudadrealeña, se ha acelerado en los últimos años y, según vaticina Eurostat, la Oficina Estadística de la Unión Europea, la previsión es a peor en las próximas décadas. 

Hace unos días, Europa lanzaba una proyección que vaticina que provincias como Zamora o León tendrán, allá por el año 2050, más jubilados que personas trabajando y habrá otro puñado de provincias donde el número de ocupados y pensionistas será casi igual, entre ellas, Ciudad Real.

Afinando en esa proyección del INE comunitario, que analiza el futuro de la llamada tasa de dependencia en las próximas décadas de más de un millar de territorios repartidos por toda Europa, Ciudad Real aparece entre las 50 provincias que peor panorama demográfico tiene. 

Las cuentas son sencillas: Europa prevé que en un plazo de tres décadas, Ciudad Real tenga una tasa de dependencia que superará el 80 por ciento, esto es, por cada 100 personas en edad de trabajar, entre los 20 y los 64 años, habrá 82 mayores de 65 años.

Para hacerse una idea de la tendencia que señala Europa basta decir que en 1975, la tasa de dependencia en Ciudad Real no llegaba al 19% y que en este 2021 alcanzaba el 31%. En las próximas tres décadas está previsto que ese indicador se multiplique por 2,6. 

Una situación que compromete específicamente el sistema de pensiones y que no afectará exclusivamente a Ciudad Real. De hecho, entre esas 50 provincias europeas más afectadas por ese envejecimiento aparece un pleno de las provincias de Galicia, Castilla y León y Extremadura, además de Cantabria, Asturias, Teruel, Vizcaya y, junto a Ciudad Real, las otras dos provincias de Castilla-La Mancha que no tienen frontera con Madrid, Cuenca y Albacete.

En ese horizonte demográfico que traza Europa, los sociólogos apuntan a la prudencia al analizar los datos. Eurostat lanza una proyección que, de momento, es una probabilidad, pero eso no impide afrontar la realidad del envejecimiento de la población. La edad media de los habitantes de la provincia de Ciudad Real ha pasado de ser de apenas 33 años en 1975 a superar la barrera de los 44 años por primera vez en 2020. Este fenómeno golpea todavía más a los pequeños pueblos: el INE calcula que en los municipios de menos de 100 habitantes, la media de edad de los que viven allí roza ya los 60 años y que entre los de menos de 500 ronda los 55. Para 2050, Eurostat calcula una edad media de los ciudadrealeños que vivan en la provincia de 55,8 años.

En Europa se apunta que esa tendencia se viene arrastrando desde el inicio del siglo XXI. «La mayoría de estas regiones eran predominantemente rurales, montañosas o relativamente remotas, donde es probable que los jóvenes hayan abandonado la región para continuar sus estudios o buscar trabajo», explica Eurostat al analizar esa evolución. El doctor y profesor de Geografía Humana, Ángel Raúl Ruiz Pulpón, recordó que el envejecimiento de la población es una consecuencia directa de la situación actual, con la caída de los nacimientos. «El envejecimiento de la población es una realidad y va a seguir consolidándose», de tal modo que «cada vez haya menos población activa». Será un círculo vicioso:si la población es cada vez más vieja, habrá menos adultos que puedan tener niños. 

Frente a este envejecimiento, Pulpón recuerda que hay políticas destinadas a paliar la despoblación o puede haber cambios sociales, como los que pueda traer la pandemia, pero «las políticas no tienen resultados de la noche a la mañana» y la clave sigue estando en la natalidad, que es donde se debe poner el acento para frenar el envejecimiento de la población. «Si no hay hijos, por muchas políticas que se pongan hay pocas opciones». Con todo, afirmó que hay que esperar un tiempo y ver hacia dónde conducen en el medio y largo plazo. 

Durante las próximas tres décadas, Europa prevé que las tasas de dependencia de las personas mayores aumenten en las 1.169 regiones de la UE, excepto en una, en Harz, la región más occidental de Sachsen-Anhalt, en Alemania. Europa espera que la proporción alcance el 56,7% para el 1 de enero de 2050, cuando habrá menos de dos adultos en edad laboral por cada persona mayor. Las proyecciones indican que la tasa de dependencia de las personas mayores habrá aumentado al menos al 50% en la gran mayoría de las regiones comunitarias.