Detenidos los ladrones de teléfonos móviles

Pilar Muñoz
-

La Policía Nacional de Ciudad Real les identificó tras los robos perpetrados en las tiendas de la telefonía móvil de la calle Mata de la capital y de Alcázar. Han caído en Zaragoza, donde la Policía contó con la ayuda de su helicóptero 'Condor'

Detenidos los ladrones de teléfonos móviles - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Grupo III de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Ciudad Real identificó a los tres presuntos autores de los robos con fuerza perpetrados en tiendas de telefonía de la capital, una de ellas ubicada en la calle Mata. Según ha podido saber La Tribuna, estos sujetos cometieron otros robos dejando la misma ‘tarjeta de visita’ hasta ser detenidos en Zaragoza tras una espectacular persecución policial.
Las fuentes han indicado a este periódico que se trata de tres jóvenes de origen extranjero, dos de ellos menores de edad. Tenían varios domicilios en España desde donde se presume que planificaban los robos. Se movían prácticamente por todo el territorio español. Aparte del robo perpetrado en el establecimiento de telefonía de la calle Mata, se le atribuye presuntamente otro en una tienda de Alcázar de San Juan.
Fueron detenidos el 31 del pasado mes de octubre en Zaragoza, tras perpetrar dos robos en tiendas de telefonía de esta ciudad, han explicado las fuentes. En la detención la Policía Nacional llegó a utilizar el helicóptero Cóndor del CNP, que favoreció el seguimiento del coche en el que viajaban los tres jóvenes y su detención.
Detenidos los ladrones de teléfonos móvilesDetenidos los ladrones de teléfonos móviles - Foto: Tomás Fernández de Moyamismo modo de operar. Asaltaban las tiendas a plena luz del día, dos de ellos accedían al establecimiento, rompían el expositor donde se exhibían los terminales móviles de alta gama, se apoderaban del material y huían a gran velocidad en un vehículo en el que esperaba el tercer hombre. En Ciudad Real consiguieron escapar, pero agentes de la Policía Nacional, concretamente de la Brigada de Policía Judicial, lograron identificarlos. Unos días después eran capturados en Zaragoza.
El robo perpetrado en el establecimiento de telefonía de la calle Mata de Ciudad Real fue rápido, limpio y muy rentable. Los ladrones se apoderaron de teléfonos móviles iPhone por valor de más de 3.500 euros.
Eran las 11.45 horas del viernes 25 de octubre cuando dos jóvenes entraron en la tienda de telefonía móvil ubicada entre las calles Mata y Madrilas. Uno se quedó cerca de la puerta de acceso al establecimiento, vigilante, mientras su compinche se llevaba en cuestión de un par de minutos tres terminales de teléfonos iPhone 11 que estaban expuestos y sujetos en un tablón. Tiró con fuerza hasta sacar los terminales, los cables, baterías...
Sabían lo que querían. Todo apuntaba a que habían inspeccionado la zona y el local. Los dos sujetos perpetraron el atraco cuando no había clientes en la tienda. Sólo se encontraban dos dependientas, una de ellas en el almacén y su compañera en el centro del local.
«Entraron como si fueran clientes, uno se dirigió al tablón donde están los iPhone», explicó entonces a La Tribuna la empleada tras asegurar que cuando quiso darse cuenta, estaba arrancando los terminales del tablón mientras su cómplice la miraba amenazante. Tras hacerse con el botín salieron a escape del establecimiento.
Los dos ladrones, de 1,85 de altura, iban a cara descubierta, vestían una bomber de color negro y llevaban una gorra. Tenían el pelo rapado y no pronunciaron palabra, seguramente para que no les delatara su acento.
Dos agentes de la Policía Científica de la Comisaría Provincial recogieron huellas en la tienda y fotografiaron el local, el tablón donde estaban los terminales de alta gama sustraídos y otras zonas en busca de indicios y pruebas que les llevara hasta los ladrones. Consiguieron identificarlos. A últimos de octubre eran detenidos en Zaragoza tras dar otros ‘palos’. Una patrulla reconoció el vehículo en el que huían y trataron de interceptarlo. Al percatarse pisaron a fondo el acelerador y se saltaron semáforos en rojo siendo perseguidos por la Policía, que logró atraparles.