scorecardresearch

Manantial de historia

Rafael Cantero
-

Históricamente toda la zona que hoy ocupa la calle Pozo Concejo, muy próxima a la muralla, fue una franja de terreno ocupada por solares y tierras de labor

Imagen de una de esas puertas que se encontraba en la calle del Pozo Concejo. - Foto: LT

En muchas ocasiones, paseando por las calles se encuentran ocultas, entre las vías más importantes, ciertos rincones cuyos nombres pasan desapercibidos. Se tratan de viales cargados de pequeños detalles que forman parte de la identidad más profunda de la ciudad, de su historia y tradiciones.

Una de estas calles es Pozo Concejo, que tiene su entrada por la calle Mata y salida por la ronda de la Mata. Históricamente, toda la zona que hoy ocupa la calle, muy próxima a la muralla, fue una franja de terreno ocupada por solares y tierras de labor. En sus inmediaciones tenían huertas los miembros del Concejo o asamblea municipal, donde tradicionalmente se cultivaban hortalizas, verduras o legumbres y, a menudo, también incluían árboles frutales. Lógicamente, para que existieran huertas era necesario la presencia de agua, toda vez que la huerta es un tipo de agricultura que requiere riego abundante.

En los terrenos de la actual calle Pozo Concejo existió un pozo de agua del que, además de surtir agua a los vecinos de esta zona de la ciudad, también se extraía agua para el regadío de las huertas. Los pozos superficiales que explotan aguas subterráneas han sido una alternativa para el abastecimiento de agua en zonas donde no hay, donde son insuficientes las aguas superficiales o, simplemente, no existía un acceso a sistemas de agua potable. Los pozos de agua se excavaban en la tierra de forma vertical y cilíndrica hasta dar con el agua contenida en las capas subterráneas.

Vista actual de la calle Pozo Concejo.Vista actual de la calle Pozo Concejo. - Foto: Tomás Fernández de MoyaEl pozo que existía en torno a las huertas de los miembros del Concejo municipal y que estuvo abasteciendo de agua al vecindario desde los siglos XV hasta que la ciudad contó con la red de agua potable, se conocía con el nombre de Pozo del Concejo. Además de este pozo, la ciudad tuvo otros pozos muy populares, como el de Santa Catalina, el de San Sebastián y el conocido como Pozo Dulce.

En el plano de Ciudad Real levantado en el año 1857, esta zona próxima a la muralla no figura con el nombre de Pozo del Concejo, sino con la denominación de Pozo de la Villa. 

La parte de terreno donde se encontraba el pozo del Concejo, pasado el tiempo y como consecuencia de la expansión de la ciudad, se convirtió en un vial más del callejero local. Su configuración como calle se inicia el 30 de abril de 1885, cuando se debatió y aprobó en el consistorio de la ciudad una instancia de Juan Francisco Cabañas, solicitando licencia para construir seis pequeñas casas de planta baja en torno al pozo Concejo.

Manantial de historiaManantial de historia - Foto: Tomás Fernández de MoyaComo testimonio de la antigüedad y pasado histórico de esta calle, aparece una fotografía de una antigua vivienda ubicada en el número 1 de esta calle, donde se puede apreciar una fachada con un valioso arco mudéjar polibulado enmarcado por una moldura o alfiz rectangular de puntas de diamante y en cuyas enjutas hay un león y una especie de centauro de clara ascendencia románica, que en la actualidad se exhibe en el Museo Provincial de Ciudad Real.

El trazado primitivo de la calle Pozo Concejo, se vio alterado sensiblemente cuando fueron urbanizados los terrenos del Torreón del Alcázar.