scorecardresearch

La luz de la octava alumbra Ciudad Real

Ana Pobes
-

Cientos de personas acompañan a la patrona en la procesión de la Octava y con la que se cierran los actos religiosos. La Virgen del Prado ha lucido el manto de los condes de la Cañada

La luz de la octava alumbra Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde

Cientos de cirios han alumbrado hoy a la Virgen del Prado durante su recorrido por las calles de la capital. La festividad de la Octava cierra la semana grande de la ciudad con una procesión menos multitudinaria que la del 15 de agosto, festividad de la Asunción de la Virgen María, pero igual de esperada y especial. 

Una despedida más discreta e íntima en comparación con la multitud que acompañó a la patrona ocho días antes, cuando por primera vez y después de 400 años de la fundación de la Hermandad de la Virgen del Prado las mujeres pudieron acompañar a la patrona como miembros de pleno derecho. Un hecho histórico, ya que en los estatutos de la hermandad constaba que las mujeres formaran parte de ella, pero sin procesión. Los estatutos se modificaron en 2020, aunque la pandemia impidió que las devotas acompañaran al cortejo de la Virgen hasta el pasado 15 de agosto. Y lo han vuelto a hacer esta tarde durante la procesión de la Octava, que ha supuesto un gran manifiesto de fe.   

A las 20.00 horas, la imagen de la Virgen asomó por el pórtico y minutos más tarde el himno nacional irrumpió en el Prado para dar inicio a la procesión, que arrancó bajo un sol radiante. Escoltada por una amplia representación de la Policía Nacional, la patrona ha lucido el manto de los condes de la Cañada, que desapareció en la Guerra Civil y que por fortuna fue encontrado milagrosamente años después. Hoy, como lo hizo también en el día de la Asunción de María, brilló en todo su esplendor, llamando la atención los dos grandes dragones de cuya boca sale la letanía de la Virgen. 

La luz de la octava alumbra Ciudad RealLa luz de la octava alumbra Ciudad Real - Foto: Rueda VillaverdeEn el camino de la fe, también han acompañado a la patrona, que iba decorada con flor blanca, la Corte de Honor, el pueblo y autoridades militares, eclesiásticas y municipales. Además de los aspirantes a integrarse a la hermandad, los menores de 16 años, y que salieron por primera vez el pasado 15 de agosto, ya que antes no podían hacerlo. Las llamas de la devoción se han apagado sobre las diez de la noche, momento en el que la Virgen del Prado ha regresado a la Catedral hasta el próximo año.  

Más fotos:

La luz de la octava alumbra Ciudad Real
La luz de la octava alumbra Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la octava alumbra Ciudad Real
La luz de la octava alumbra Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la octava alumbra Ciudad Real
La luz de la octava alumbra Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la octava alumbra Ciudad Real
La luz de la octava alumbra Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde