scorecardresearch

José María Rico resalta la forma de lograr el triunfo

La Tribuna
-

El técnico del Villarrubia se muestra muy satisfecho tras la victoria de su equipo ante el Azuqueca (2-0)

José María Rico celebra un gol en un partido de esta temporada. - Foto: Alberto Beamud (Eñe TVI Deporte)

El Formac Villarrubia venció el pasado sábado al Azuqueca gracias a los tantos de Vera y Capelo. El equipo blanquiazul no es que hiciera el mejor partido de la temporada, pero siempre tuvo ese ímpetu y esas ganas de ir a por la victoria. Por eso, fue en el segundo tiempo y en seis buenos minutos cuando Vera se sacó un golazo con la pierna izquierda y Capelo sacó la caña para poner el 2-0. Al final, una victoria para seguir en la pelea por el play off de ascenso.

Tras finalizar el partido, José María Rico consideraba que "como vengo diciendo estas últimas semanas, lo importante no solo es el resultado, sino la manera de conseguirlo, con actitud, con fútbol y ocasiones. La felicidad no reside en el resultado, sino en cómo se hacen las cosas".

En este sentido, reconocía que "la primera parte se dividió en dos fases; empezamos a tope a por el partido y luego nos fuimos un poco con pérdidas de balón y no se vio un buen juego. El aire fresco del segundo tiempo se notó. Tener calidad en el banquillo nos permitía ser más versátiles".

"Todo el mundo queremos ganar, pero queremos ganar como sentimos el juego. El equipo intenta interpretar lo que trabajamos y llevamos a la práctica. Hoy no tuvimos demasiada suerte hoy porque si la hubiéramos tenido, hubiéramos marcado más goles", reflexionaba el madrileño.

Por último, repasando la tabla y los resultados, Rico explicaba que "si atendíamos al juego y a la actitud, sabíamos que los resultados llegarían. Lo que nos habían generado esas derrotas era reducir el margen. Esto sigue siendo muy largo y todos los equipos te exigen. Es una clasificación muy abierta".

El equipo blanquiazul volverá este lunes al trabajo para preparar el encuentro del próximo fin de semana en el campo del San Clemente.