Confían en que las ofertas de empleo no se pongan en riesgo

M. Lillo
-

El presidente de la Junta de Personal considera que las convocatorias no se aprobarán antes de las elecciones y espera que «se acaten» tras los comicios

Imagen de archivo del servicio de limpieza - Foto: Rueda Villaverde

«Quedan muchas cuestiones por dimirir y está todo manga por hombro», explica el presidente de la Junta de Personal del Ayuntamiento, José Antonio Serrano, en relación con las convocatorias de oferta pública de empleo anunciadas por parte del equipo de Gobierno, por lo que no cree que dé tiempo a sacarlas antes de las elecciones del próximo día 26. No obstante, confía en que dichas convocatorias se mantengan con independencia de los resultados electorales. «No tienen porqué peligrar porque ya están metidas en los presupuestos y quien entre en el equipo de Gobierno tendrá que acartarlas, al menos en teoría», detalló el representante sindical. 
 En este sentido se pronunció en relación con la convocatoria relativa al ejercicio 2018, para el que se contemplan 29 plazas y para la que todavía deben concretarse diversas cuestiones que, sin embargo, «van a cuenta gotas», dijo en referencia además a que la semana que viene arrancará la campaña electoral para los comicios municipales y regionales y que no ve «tiempo real» para solventar los aspectos relativos a la mencionada oferta pública de empleo. 
Lo que considera que se ejecutará con más celeridad será la convocatoria extraordinaria de Policía Local, que tiene por objetivo  cubrir las bajas de los agentes fruto del decreto de las jubilaciones anticipadas. De este modo, Serrano comentó que de las 16 jubilaciones de este año en el Ayuntamiento, 14 son de policías locales. 
De este modo, aseguró que los sindicatos están «a la espera» para abordar estas cuestiones tras dar por cerrado también el acuerdo para la implantación de la carrera profesional en la Administración local, que sólo está a falta del informe de personal y de Intervención. Una vez que se emitan los mismo, confían en su entrada en vigor con carácter retroactivo con fecha del 1 de enero.