scorecardresearch

Pepa, de 98 años, se pasa al libro electrónico

Efe
-

A punto de cumplir los 99 años de edad, Josefa Vicente Fernández, conocida como "La tía Pepa", ha superado un nuevo obstáculo en su longeva vida y ha aprendido a usar un libro electrónico para seguir disfrutando de la pasión por la lectura

Pepa, de 98 años, se pasa al libro electrónico - Foto: EFE

A punto de cumplir los 99 años de edad, Josefa Vicente Fernández, conocida cariñosamente como "La tía Pepa", ha superado un nuevo obstáculo en su longeva vida y ha aprendido a usar un libro electrónico para seguir disfrutando de la pasión y gusto por la lectura.

La tía Pepa, que nació en Horcajo de los Montes en 1923, no solo ha vencido las dificultades propias de una vida marcada por los años más duros de la historia reciente de España como la Guerra Civil, sino que ahora ha superado la progresiva pérdida de visión motivada por el paso de los años gracias a las nuevas tecnologías, que le permiten seguir haciendo lo que más le gusta: leer.

Así lo cuenta ella misma a Efe, en una entrevista en la que recuerda cómo hace unos años le era ya casi imposible seguir devorando los cientos de libros que han pasado por sus manos al ir pendiendo vista, a pesar de que incluso llegó a ayudarse durante tiempo por lupas, que poco a poco crecían en aumentos.

Uno de sus hijos, Javier, no dudó en hacer posible que su madre no dejara por ningún motivo su pasión por la lectura y decidió comprarle un libro digital que se ha convertido en el mejor de sus regalos, al poder aumentar el tamaño de la letra, que hace más fácil la lectura.

Su hija María Sagrario, que vive con la tía Pepa, recuerda la pasión que su madre siempre ha tenido por la lectura y cómo cada vez que iba a Ciudad Real, el único encargo que ella le hacía es que de regreso le trajera un libro para leer.

"Un libro de 400 páginas no le dura una semana. Antes hacía ganchillo, pero, ahora su única distracción es la lectura y escuchar una hora una novela en televisión", relata su hija.

Amante de la novela histórica, la tía Pepa no desprecia ningún género literario y, de hecho, la literatura narrativa encuentra también acomodo en su libro electrónico.

"El tiempo entre costuras" de María Dueñas o "El hijo de la victoria" de Rafael Romero Cárdenas, son dos de los títulos que están entre sus preferidos.

La tía Pepa echa mano de su memoria para evocar cómo aprendió a leer y escribir a los seis años, en una época en la que no era habitual que niños y niñas acudieran a la escuela.

"Estuve dos años con una maestra que se llamaba Alicia, pero luego vino doña Teresa, que fue con la que realmente aprendí a leer y bordar. Era una maestra muy moderna y republicana que llegó al pueblo en el año 34, y que en aquella época fumaba e incluso nos enseñó a jugar al tenis", recuerda.

"Ella fue muy buena, vivió en casa de mi madre, y con ella, unos aprendimos a bordar, otros a hacer bolillo, aprendimos a todo y nos enseñó a leer".

La tía Pepa celebra que las cosas ahora son muy distintas a los años de su juventud y un ejemplo es que hoy en día "todo el mundo tiene a su disposición una buena biblioteca cerca de su casa", como la que tienen en su pueblo, donde se puede conseguir un libro.

Eso, explica como consejo a los más jóvenes, supone una oportunidad para leer y encontrar en la lectura una evasión a los problemas.

"Yo he tenido mucha pena, pero cuando he querido olvidarme de ella, me he puesto a leer y se me ha quitado", no duda en afirmar.

En Horcajo de los Montes, sus vecinos están encantados de contar con una persona como la tía Pepa, asegura la alcaldesa, Luisa Aurelia Fernández Hontanilla, quien reconoce que para ellos "es todo un referente".

Fernández Hontanilla dice que todos los vecinos están impresionados con el hecho de que una persona tan mayor aprendiera a manejar un libro electrónico para no perder su pasión por la lectura.

De hecho, con motivo del Día del Libro está previsto que la tía Pepa abra "un pequeño festival" que se organizará con niños.

"Es una cita obligada con ella, en la que nos gustaría que le traslade a los niños lo que ella misma nos dice, cómo un libro la ha ayudado a vivir y a seguir adelante" en su larga vida.