scorecardresearch

La consagración en la élite del cine

M. E.
-

El argamasillero Jesús García repite como ganador de un Goya como miembro del equipo de maquillaje de 'Las leyes de la frontera'

Jesús García Ruiz, con su ‘Goya’ rodeado de amigos y familiares. - Foto: LT

Jesús García Ruiz, nacido hace 23 años en Argamasilla de Alba, confirmaba este fin de semana su idilio con los premios Goya y su consagración total, pese a su juventud, en la élite del cine español. Miembro del equipo ND Estudio de Nacho Díaz, en la noche del sábado celebraba desde su pueblo natal cómo la película Las leyes de la frontera, de Daniel Monzón, se convertía en la gran revelación de la gala celebrada en Valencia, conquistando hasta cinco estatuillas, una de las cuales reconocía el trabajo en maquillaje y peluquería. Es el segundo Goya que cae en las manos del argamasillero tras el de 2020 por Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, y además estuvo nominado el año pasado por Orígenes secretos.

Aunque no pudo asistir en persona al Palau de les Arts de Valencia, lo vivió con la misma o mayor intensidad desde su domicilio de Argamasilla de Alba. Invitó a cerca de una veintena de familiares y amigos, a los que 'obligó' a ir vestidos para la ocasión, instaló una alfombra roja y una zona de 'photo-call', descorchó vino de la tierra y sirvió una tarta temática sobre cine. «La idea era pasarlo bien, ganáramos el Goya o no, y al final lo celebramos a lo grande», afirma García Ruiz, quien también cruzó los dedos por Libertad, de Enrique Urbizu, película para la que su equipo preparó 'dummys' o cuerpos humanos de atrezo.

Jesús García confiesa que en estos momentos está viviendo «un sueño profesional que se ha hecho realidad». Un sueño que no podía imaginar cuando comenzó sus estudios de fotografía en Tomelloso. Allí, una profesora le aconsejó que podría poner sus habilidades de moldeador en la asignatura de 'Volumen' al servicio del cine, para elaborar prótesis para las caracterizaciones de los personajes. Buscó una escuela en Madrid y ahí empezó todo. Después de tres meses de prácticas en el taller de Nacho Díaz, era contratado para trabajar en algunos de los proyectos más importantes de la industria cinematográfica española. «Esto que estoy viviendo ahora es una locura que en aquel momento ni me lo podía plantear», reconoce abrumado. Eso sí, deja claro que esto no se lo ha regalado nadie y que tiene detrás «un trabajo muy duro».

Jesús García trabaja en su taller.Jesús García trabaja en su taller. - Foto: LT'La abuela'

Otro de sus trabajos que ya está en cartelera es La abuela, de Paco Plaza. Él fue el encargado de fabricar los moldes de las manos de la protagonista de esta terrorífica cinta, y utilizó como modelo a una persona muy especial de su pueblo, doña Francisca, que en ese momento tenía 104 años, ahora fallecida. «Buscábamos a una persona mayor, con las manos muy arrugadas. Le pregunté a mi madre y me dijo que quién mejor que una persona de esa edad, así que fue la elegida», relata.

Pero Jesús García no se conforma. Promete seguir trabajando duro para atesorar más reconocimientos como éste y, en un futuro, poder dirigir su propio taller artístico.

 

Trabajando con Bayona en Sierra Nevada

Jesús García está trabajando en la actualidad en un nuevo proyecto, el film de Juan Antonio Bayona para Netflix  'La sociedad de la nieve', que se está rodando en Sierra Nevada. Para él, se trata de otro importante reto en su carrera. «Cuando me preguntaban siempre decía que me encantaría trabajar con dos directores, Bayona y Guillermo del Toro, y ya estoy con uno de ellos», afirma el de Argamasilla de Alba, que recuerda cómo le impactó que en su primer contacto real con el cine compartió rodaje con Alejandro Amenábar.