Nacer en plena pandemia

Patricia Vera
-

Ésta es la historia de Martina, Juan Ángel, Álvaro, Sara y Valeria

Nacer en plena pandemia

Si transitar un embarazo y dar a luz es de por sí una experiencia a que sitúa a cualquier mujer en un estado de vulnerabilidad, hacerlo en mitad de una pandemia tiene un mérito añadido. Los temores propios de la maternidad se unen a la desinformación y a un entorno cambiante para convertir lo que debería ser una situación placentera en una pesadilla.
Los protocolos de actuación ante los partos se han ido modificando según se conocía más al enemigo común, el coronavirus, y se podían acotar las medidas de seguridad ante el contagio. Las primeras instrucciones eran tan cautas que vulneraban derechos fundamentales de las mujeres sin atenerse a la evidencia científica disponible, imponiendo separación obligada madre e hijo u ofrecimiento de lactancia materna diferida en vez de directa, cuando no leche de fórmula. El último capítulo se escribió hace unos días, cuando centenares de matronas de todo el país protestaron por el protocolo de la Comunidad Valenciana, que obligaba a las mujeres a parir sin acompañante, contradiciendo incluso directrices de la Organización Mundial de la Salud, algo en lo que finalmente tuvieron que dar marcha atrás.
En el Sescam hubo en un primer momento un protocolo (fechado el 13 de marzo y sujeto a revisión) que recogía prácticas como que el cuidado de un recién nacido de madre positiva por coronavirus se haría en incubadora y solo por la enfermera, cuando la recomendación actual es no separarles si la madre se encuentra en buen estado de salud. También desaconsejaba la lactancia materna, cuando la madre era positiva o sospechosa, con posibilidad de iniciarla una vez confirmado el negativo, lo que podría llevar al menos 48 horas y dificultaría la producción y el establecimiento de la lactancia. La madre tampoco podía dar directamente el biberón ni hacer piel con piel. Actualmente, la recomendación es lactar naturalmente si así lo decide la madre y practicar piel con piel, siempre con mascarilla y previo lavado de manos.
Nacer en plena pandemia Nacer en plena pandemia - Foto: Tomás Fernández de MoyaLas madres entrevistadas para este reportaje no presentaban síntomas ni fueron objeto de ninguna prueba para determinar si padecían la enfermedad. Las medidas de seguridad se limitaron a una limpieza extrema y al uso de mascarillas durante todo el ingreso; asimismo, aseguran que se promocionó la lactancia materna y que se acortó el tiempo de alta. Hoy por hoy, están prohibidas las visitas y se permite un solo acompañante.
 

Martina y Juan Ángel, Álvaro, Sara y Valeria son los nombres de estos bebés

Más información en la edición impresa


Nacer en plena pandemia
Nacer en plena pandemia