Estudian subir las multas por no recoger excrementos caninos

M. Lillo
-

La Concejalía de Medio Ambiente constata que hay «más gente que se ha relajado» en el cumplimiento de esta obligación «en todos los barrios» durante el actual confinamiento.

Estudian subir las multas por no recoger excrementos caninos - Foto: Rueda Villaverde

La Concejalía de Medio Ambiente de la capital está estudiando la posibilidad de incrementar las multas a los propietarios de mascotas que no recojan los excrementos de la vía pública. La edil del área, Mariana Boadella, explicó que han constatado una relajación en cumplir con esta obligación por parte de algunos vecinos y de ahí que aseguró que no descarten adoptar esta medida desde el Ayuntamiento.
En este sentido, recordó que ya la ordenanza municipal contempla que la cuantía por esta infracción se eleve hasta los 750 euros, si bien indicó que el importe habitual que se suele poner es de 300 euros. Boadella indicio que la posibilidad de incrementar la cuantía se aplica para los casos en los que existe un «agravante» como es el caso de los reincidentes, si bien, señaló que en esta situación del estado de alarma también se podría considerar un agravante la no recogida de los excrementos caninos, dado que desde el área de Limpieza están concentrando los esfuerzos en la limpieza y desinfección de la ciudad y, en especial, de las zonas consideradas sensibles, como es el caso de centros de salud o residencias de mayores, entre otros.
La edil indicó que, si bien la mayoría de los propietarios de mascotas cumplen con esta obligación, ahora se ha detectado que «hay más gente que se ha relajado» y que así se ha percibido «en todos los barrios». En este caso, Boadella comentó que desconoce si los propietarios no cumplen porque nadie les ve, debido al confinamiento, o porque tienen cierto «miedo» a recoger los excrementos, cuestión sobre la que detalló que los dueños pueden utilizar la bolsa que usan para la recogida para protegerse la mano y que «ni siquiera tocan el suelo», por lo que insistió en la necesidad de cumplir con esta obligación.
Boadella explicó que hay vecinos que se han puesto en contacto con el Ayuntamiento para informarles de este incremento de los excrementos que no se recogen, lo que motivó que la propia edil realizara un vídeo en el que subraya la necesidad de ser más cívicos que nunca en esta situación de confinamiento y recordó que si algo ha demostrado esta situación es que una acción individual puede tener una incidencia muy grande en el conjunto de la población.