La CHG limita al máximo el riego

Manuela Lillo
-

Esta restricción afectará a los embalses de Torre de Abraham, Gasset y El Vicario y los regantes piden que se revise la superficie de leñosos que contempla el organismo.

La CHG limita al máximo el riego - Foto: Pablo Lorente

«Les hemos pedido más agua, pero nos han dicho que no». Con esta frase resumió ayer la presidenta de la Comunidad de Regantes de Torre de Abraham, María del Mar Rodríguez, la reunión de la Junta de Explotación celebrada ayer con la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), un encuentro que tuvo lugar de manera telemática y en la que el organismo de la cuenca se mantuvo en su propuesta de reducir el riego que se realiza con agua de los embalses para la presente campaña, que se limitará al máximo y que tendrá como objetivo el evitar la mortandad de los cultivos leñosos.  
De esta forma, se elevará la propuesta a la Comisión de Desembalse que está previsto que se celebre el próximo 1 de abril, según informaron a este diario fuentes de la CHG, que indicaron que en la reunión había habido «pocas novedades», dado que la situación no ha cambiado y los embalses de Torre de Abraham, Gasset y El Vicario se mantienen con un bajo nivel de reservas. El de Peñarroya, sin embargo, se mantiene con una reservas que rondan el 90 por ciento y sus regantes no prevén recortes en esta campaña.
En la situación contraria se encuentran los regantes de Torre de Abraham. En este caso, la dotación asignada es de 190.000 metros cúbicos, lo que su presidenta calificó como «una vergüenza» y recordó que en el año 2018, cuando el embalse estaba «en peor situación», les concedieron 1,7 hectómetros. Rodríguez indicó que la presa «está cogiendo agua» poco a poco y ronda los 19 hectómetros cúbicos y por ello ha solicitado «medio hectómetro cúbicos» para darles riegos de mantenimiento a las 200 hectáreas de leñosos y evitar su mortandad. Su petición no fue aceptada. «No estamos pidiendo ni cuatro ni cinco, sino medio», dijo con un malestar manifiesto y asegurando que será la «muerte total» de esos cultivos, principalmente «del olivar». Además, recordó que ya tienen asumido que tampoco podrán regar las casi 6.000 hectáreas que se siembran con cultivos de temporada.
Tanto desde Torre de Abraham como desde el Gasset, ambos asistentes a este encuentro telemático, solicitaron la revisión de las hectáreas de leñosos que contempla la CHG, puesto que las cifras del organismo de la cuenca son inferiores a las que tienen los agricultores. «Nosotros tenemos 200 y ellos no tienen ni 90», dijo Rodríguez, mientras que el presidente de la Comunidad de Regantes del Gasset, Cesáreo Salcedo, comentó que en su caso cuentan con 171 y la CHG sólo contabiliza agua para 35 hectáreas. En este caso, la dotación para riego también será inferior al hectómetro cúbico. «No esperamos que se incremente», dijo con resignación Salcedo.
Desde el embalse del Vicario reconocieron que «no hay agua», ya que la presa está declarada en emergencia y sólo les propusieron 0,6 hectómetros cúbicos, lo que tampoco prevén que se incremente debido a la falta de recursos hídricos. En este sentido, son conscientes de que «lo primero es el agua para beber» y que si la primavera no viene acompaña con lluvias, será «la ruina» para muchos agricultores. «No se dan cuenta de que la agricultura y la ganadería da de comer a España», dijo Rodríguez, al tiempo que subrayó el perjuicio que también va a suponer para el sector la situación actual de confinamiento. «Quizás es de los años que más tendríamos que producir y no vamos a poder», lamentó Narciso Ruiz, presidente de la Comunidad de Regantes del Vicario.
En su caso, como en el de la comunidad de Peñarroya, no asistieron a la reunión y comentaron que, o pensaban que no se había celebrado o que se había pospuesto. De hecho, la presidenta de Torre de Abraham aseguró que la Junta de Explotación debería haberse pospuesto hasta finales de abril debido al estado de alarma actual.