La Junta vaticina una campaña benigna de langosta

D. R.
-

Desde la Consejería de Agricultura se asegura que las puestas durante el pasado año fueron «prácticamente inexistentes» y que las últimas precipitaciones ayudan a evitar las eclosiones.

La Junta vaticina una campaña benigna de langosta - Foto: Rueda Villaverde

Las bajas temperaturas con las que ha comenzado este año la primavera y, principalmente, la escasez de puestas durante el pasado otoño-invierno hacen prever una campaña benigna de langosta de cara a esta primavera-verano en la comarca del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, que aún tiene en la retina las plagas de años atrás, siendo la de 2016 una de las más virulentas que se recuerda, la cual arrasó los pastos de multitud de explotaciones ganaderas, obligando a sus propietarios a alimentar a sus animales con pienso, incrementándose así los gastos.
En declaraciones a este diario, Francisco Gómez, técnico en la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, señala que debido a la crisis sanitaria por el COVID-19 desde su departamento se ha priorizado en estos momentos otras tareas más relacionadas con el abastecimiento alimentario, si bien es consciente de que es en estos momentos cuando hay que actuar para evitar plagas de langosta. En base a ello, explica que se tiene constancia de que el año pasado «las puestas fueron muy pequeñas, prácticamente inexistentes», de ahí que se prevea que no haya plagas de langosta en próximos meses.
Gómez también puso de manifiesto que aunque el invierno ha sido bastante escaso de precipitaciones, las lluvias caídas en estos días de atrás han contribuido a acabar con los huevos de langosta que podría haber en la zona. No en vano, la humedad genera un hongo que hace que no prospere el huevo que ponen estos insectos y haya menos eclosiones. En cualquier caso, «lo principal es que haya pocas puestas, y apenas ha habido en este año de atrás según tenemos constancia, y además el calor nos está respetando en este inicio de primavera». Asimismo, destaca que el verano pasado «apenas» hubo problemas de langosta en el Valle de Alcudia, aunque sí se detectaron varios focos en la zona de Alamillo.
Por su parte, el responsable de Medio Ambiente de la Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (Asaja) en el Valle de Alcudia, Adrián Gil, espera que este año la langosta no se convierta en una plaga como ya ocurrió en ejercicios anteriores y advierte de que la escasez de lluvias puede contribuir a que este insecto prolifere, si bien confía en que los trabajos para evitar esta plaga por parte del Gobierno regional sigan dando sus frutos.
En cualquier caso, Gil lamenta la escasez de lluvias durante el invierno y señala que pozos y acuíferos «no están bien y se presenta un verano duro si no llueve». Además, avisa de que la oruga de los pinos, también conocida como procesionaria, se ha adelantado este año.