scorecardresearch

El Banco de España avisa de que toca repartir pérdidas

L.G.E.
-

Hernández de Cos alerta de que una subida alta de salarios y márgenes empresariales derivaría en una espiral inflacionista mayor

El Banco de España avisa de que toca repartir pérdidas - Foto: Javier Pozo

Quizá hayan oído el proverbio que avisa de que a quien busca refugio bajo un árbol le llueve dos veces. Algo así podría ocurrir con la inflación actual, que se podría llegar a pagar por partida doble si se busca guarecerse bajo el árbol de una subida elevada de los salarios para los trabajadores o de los márgenes de beneficio para las empresas. El gobernador del Banco de España alerta de que eso "generaría una espiral inflacionista" mayor de la que ya hay. Así lo ha expuesto Pablo Hernández de Cos, que apuesta por un pacto de rentas para un "reparto de la pérdidas" de esta crisis energética entre trabajadores y empresarios. Y añade también al sector público, con funcionarios y pensionistas.

Este aviso lo ha dado Hernández de Cos esta mañana en Toledo, en un desayuno informativo organizado por Globalcaja y el Consejo de Cámara de Comercios de Castilla-La Mancha. Empezó señalando su intención de arrojar algo de luz ante tanta incertidumbre. "Nos hemos empobrecido. Esa idea de que nos hemos empobrecido en el corto plazo es insoslayable", recala. Explica que nos hemos empobrecido porque la energía sale más cara y la necesitamos para su consumo directo o para seguir produciendo. Ahora bien, señala que el riesgo está en intentar "eludir el coste" de ese empobrecimiento o bien con salarios más altos o con márgenes empresariales más elevados. "No vamos a eliminar la pérdida real", apunta, "se añadiría una segunda pérdida de bienestar por la pérdida de competitividad".

Por eso él aboga por un pacto de rentas que camine hacia la moderación. Indica que más o menos se ha venido haciendo en la práctica. Reconoce que los convenios colectivos se están firmando con subidas de un 2,5%, lo que califica como una evolución moderada. Pero también está detectando señales de alerta y es que ve que cada vez más se están firmando con cláusulas de inflación. Han pasado a ser de un 17% a un 25%. Solo con los datos que ya hay de los firmados en vigor para 2023, el porcentaje llega al 50%. También esas señales de alarma están llegando desde el sector empresarial. A raíz del incremento tan alto de los costes energéticos y de su persistencia, ven que "las empresas están trasladando en mayor medida a los precios finales".

El Banco de España avisa de que toca repartir pérdidasEl Banco de España avisa de que toca repartir pérdidas - Foto: Javier Pozo

Revisiones del PIB a la baja y de la inflación al alza

Todos estos avisos los lanza en un contexto en el que ya avisa de que las revisiones que se están haciendo del crecimiento económico van a la baja y las de la evolución de la inflación al alza. La semana que viene sacarán la próxima revisión y aunque no la puede adelantar ya avisa de que irán por ese camino. A comienzos de junio esperaban un crecimiento del PIB de España del 4,1% en 2022, del 2,8% en 2023 y del 2,6% en 2024, pero ahora esas cifras esperadas serán más bajas. La inflación la estimaban de un 7,2% para 2022, un 2,26% en 2023 y un 1,8% en 2023, pero ahora hay que esperar unas previsiones más altas. 

Habrá recesión si Rusia cierra el grifo

El Banco de España avisa de que toca repartir pérdidasEl Banco de España avisa de que toca repartir pérdidas - Foto: Javier Pozo

¿El escenario podría empeorar? En efecto, podría hacerlo si se produje un corte total del suministro de gas de Rusia a Europa. Hernández de Cos señala que tendría un efecto negativo en la zona euro del 2,5 al 4,2 del PIB, lo que pondría a la economía europea en situación de recesión. En España el impacto sería menor, entre un 0,8 y un 1,4. El gobernador del Banco de España aclara que España depende menos del suministro de Rusia, pero se vería afectada de manera indirecta por el impacto que tendría en economías como la alemana, con la que hay numerosas relaciones comerciales. 

El objetivo es tener la inflación al 2% en 2024

Precisamente estos cambios de escenarios son los que están haciendo que el Banco Central Europeo vaya aumentando los tipos de interés. Hernández de Cos explicó que trabajan con un objetivo a medio plazo de llegar al 2024 con una inflación controlada al 2%. Por eso en septiembre subieron 75 puntos los tipos impositivos, en lugar de los 50 que se esperaban, porque las proyecciones del personal del Banco Central Europeo avisaban de que había que tomar medidas más fuertes para lograr el objetivo de 2024. "Va a depender de cuáles son las circunstancias económicas de cada momento", expuso el gobernador del Banco de España, que además aclaró que los efectos de las decisiones del Banco Central Europeo sobre la inflación no pueden ser inmediatas.

El Banco de España avisa de que toca repartir pérdidasEl Banco de España avisa de que toca repartir pérdidas - Foto: Javier Pozo

 

Cámaras de Comercio y Globalcaja

Todas estas indicaciones, y muchas más, pues Hernández de Cos llegó a enumerar diez características de la inflación actual, las ofreció en un desayuno informativo en Toledo dirigido a un público formado en su mayor parte por empresarios. El presidente de Cámaras de Comercio de Castilla-La Mancha, Mariano León Egido, subrayó la importancia de estas ponencias con este panorama que hay para el otoño. "Vivimos momentos muy complejos, con un nivel de incertidumbre altísimo", reconoció, "los empresarios necesitáis la máxima información y con la mayor objetividad".

El Banco de España avisa de que toca repartir pérdidasEl Banco de España avisa de que toca repartir pérdidas - Foto: Javier Pozo

El presidente de Globalcaja, Carlos de la Sierra, mandó un mensaje de ánimo: "No debemos permitir que este estado de incertidumbre nos lleve a un actitud pesimista". "Si algo hemos aprendido de la pandemia es que siempre, sobre todo en momentos más difíciles, la actitud colaborativa nos acercará más a la solución", añadió. Defendió que desde esta entidad mantienen intacto su compromiso con el territorio en momentos buenos y en aquellos que no lo son tanto. Reivindicó la cercanía y apuntuó que se cifra en tener mil empleados en más de 300 oficinas físicas, que son el 50% de las que hay en Cuenca o el 40% de las de Albacete y Ciudad Real.