Menos aparcamientos y restos visitables en el Torreón

Manuela Lillo
-

Las principales novedades incorporadas al proyecto en relación al anteproyecto de 2017 pasan por reducir las plazas de parking, restaurar restos, crear una escalera de acceso o iluminación

El Ayuntamiento remodelará el entorno y el arco del Torreón

El proyecto de adecuación del arco del Torreón que ha visto la luz esta semana con su aprobación en la Junta de Gobierno Local introduce varias modificaciones en relación con el anteproyecto que presentó la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, en octubre de 2017 y que posteriormente estuvo expuesto durante varios meses en el Centro Verde del barrio, por lo que Urbanismo recibió «algunas sugerencias y se fijaron algunas modificaciones a la propuesta inicial», según recoge el nuevo proyecto al que ha tenido acceso este diario.
En concreto, las modificaciones más destacadas que se han introducido en el proyecto definitivo, el que pasará a licitación para su adjudicación y posterior ejecución de las obras, reduce la zona de aparcamiento para vehículos en beneficio de la zona peatonal, ya que pasa de las 66 plazas que se incluían en el anteproyecto a las 51 del proyecto final, del mismo modo que determina que las galerías y la muralla sean visitables. «Lo cual significa que a la vez de proteger y sellar los restos para que permanezcan resguardados de la intemperie, como indicaba el proyecto arqueológico, se proceda, en la medida que sea posible, a su restauración, consolidación y adecuación para ser visitables, con la creación de escalera de acceso, losa de refuerzo, iluminación o ventilación», detalla el proyecto dado a conocer esta semana por la concejala del área de Urbanismo, Raquel Torralbo.
Con esta actuación municipal se pretende poner fin a la parálisis que sufre esta zona de la capital desde que en el año 2006 quedaron paralizadas las obras de construcción del parking subterráneo que se proyectó en su día. «En estos más de 13 años, los restos han permanecido al descubierto y se han visto afectados por los agentes meteorológicos», por lo que el proyecto pretende abordar «una conservación adecuada» de los restos, para lo que «se procederá a la restauración de los restos originales del arco, de las cuevas y de los fragmentos de foso y muralla descubiertos. Todo ello bajo el seguimiento y control arqueológico preceptivo», recoge el documento.
De este modo, se establece que «todos los restos puedan quedar visibles y visitables y que dispongan de paneles informativos que faciliten su comprensión y aporten su valoración histórica» al mismo tiempo que se resuelve la cuestión de la accesibilidad con «amplios itinerarios peatonales».
José Luis Huertas, de la Asociación de Vecinos el Torreón, afirmó que, si bien no conoce el proyecto final en detalle, sólo lo publicado en prensa, le parece «bien» y se alegra de que por fin vaya a ejecutarse. «Algo hemos conseguido», dijo Huertas tras asegurar que lo importante es que los restos «se protejan y se dejen ver». Por su parte, Sergio Afonso, de Ciudad Real Imaginaria, asociación que fue pionera en la presentación de un diseño para el arco del Torreón, dijo desconocer también el proyecto y recordó que sus principales planteamientos pasaban porque los restos fueran visitables y fomentar el aspecto social y cultural de esta zona por lo que incluía una galería de arte urbana, una zona con wifi, áreas con sombras o un acceso prioritario al centro de salud. Por su parte, la portavoz de la Agrupación local del PSOE, Cristina López, destacó que «la buena gestión de Zamora hará posible que en 2020 comiencen las obras».