scorecardresearch

Diez localidades siguen sin ningún planeamiento urbanístico

Ana Pobes
-

Almadén, Malagón y Terrinches se encuentran inmersos en el POM, mientras San Carlos del Valle, Las Labores y Villamanrique han logrado recientemente un plan urbanístico

Diez localidades siguen sin ningún planeamiento urbanístico - Foto: Rueda Villaverde

Diez municipios de la provincia de Ciudad Real continúan aún sin ningún planeamiento urbanístico para regular el uso del suelo. Se trata, según datos de la Junta de Comunidades, de Alamillo, Brazatortas, Horcajo de los Montes, Las Labores, Piedrabuena, Pozuelo de Calatrava, Puebla de Don Rodrigo, El Robledo, Solana del Pino y Viso del Marqués, municipios que «se sujetan por su órgano de decisión y por la normativa que sirve como marco general para cualquier decisión urbanística en el pueblo», argumenta el delegado provincial de Fomento en Ciudad Real, Casto Sánchez. «El margen lo marca la ley y no contar con planeamiento urbanístico no significa que uno pueda hacer lo que quiera en este sentido», aclara.

En declaraciones a La Tribuna, recuerda que dentro de las figuras de planeamiento urbanístico, el Plan de Ordenación Municipal (POM) es uno de los «instrumentos más modernos» pero existen otras herramientas, anteriores a la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística (Lotau), como son las normas subsidiarias por los que aún se rigen muchos municipios de Ciudad Real. Así, de las 102 localidades, 73 conservan ese modelo de planeamiento anterior a la Lotau, 18 cuentan con Plan de Ordenación Municipal (POM) y uno con Plan de Delimitación de Suelo Urbano (PDSU). Mientras un total de 27 localidades «han conseguido actualizar su modelo del Plan de Ordenación Municipal». San Carlos del Valle, Las Labores y Villamanrique son los últimos pueblos que han actualizado su modelo urbanístico, mientras Almadén, Malagón y Terrinches están inmersos en el desarrollo del POM.    

La redacción del proyecto, exposición al público, aprobación inicial en el Pleno, recepción en la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, revisión por parte de las diferentes administraciones y organismos implicados y aprobación en la Comisión de Urbanismo son, a grosso modo, las distintas fases por las que tiene que pasar un Plan de  Ordenación Municipal para, por último, volver a llevar su aprobación definitiva a sesión plenaria. Una tarea «compleja», reconoce el delegado provincial de Fomento, desde el punto de vista técnico y económico, incluso «los recursos humanos del propio Ayuntamiento suelen ser escasos y en muchas ocasiones no tienen ni tiempo ni cualificación suficiente para poder desarrollar ese trabajo». Así, para ayudar a los consistorios a cubrir esos costes y carencias, el Gobierno regional ha lanzado, en distintas etapas, varias modalidades de ayudas para «mejorar o cambiar el planeamiento». Por ejemplo, en el año 2016 se destinó una línea de subvenciones para ayudar a los ayuntamientos en distintas fases de la tramitación del POM y el año pasado Castilla-La Mancha aprobó la Ley SUMA, normativa que simplifica y agiliza los trámites urbanísticos.

Un proceso complejo que puede llegar a durar años. Es el caso, por ejemplo, de Malagón, municipio que desde hace más de dos décadas diseña la planificación urbanística de su territorio. El Ayuntamiento empezó a trabajar en el año 2000 en este documento que se encuentra a falta de que la Comisión Provincial de Urbanismo le dé el visto bueno para su entrada en vigor, por lo que el concejal de Hacienda y Promoción Económica e Industrial de la localidad, José Alberto Martín-Toledano, confía en que Malagón tenga pronto este documento tras más de 20 años de espera y después de haber introducido ya varias modificaciones debido al cambio de normativa. De momento, la localidad se rige por las normas subsidiarias del año 1989.

El delegado provincial de Fomento en Ciudad Real, Casto Sánchez, aboga por hacer ver a los alcaldes la importancia de contar con un POM actualizado o con una figura de planeamiento urbanístico. «Animamos a aquellos municipios que no cuentan con un modelo urbanístico que desarrollen alguno de los instrumentos y animamos a  los más de 70 que conservan ese planeamiento anterior a la Lotau que apuesten por un modelo más actual», argumenta.  

modificaciones al POM. Por otro lado, son varios los ayuntamientos de la provincia que en el último año han modificado de forma puntual, y por diferentes causas, el Plan de Ordenación Municipal. Se trata de Bolaños de Calatrava, Luciana, Manzanares, Puerto Lápice y Socuéllamos, entre otros, según los datos aportados por la Consejería de Fomento a este medio.